domingo. 29.03.2020 |
El tiempo
domingo. 29.03.2020
El tiempo

El Ceip Frei Luis de Granada retomó las clases con solo el 20% de los alumnos

Padres y alumnos, en el patio del colegio Frei Luis de Granada, a primera hoy de la mañana de ayer.
Padres y alumnos, en el patio del colegio Frei Luis de Granada, a primera hoy de la mañana de ayer.
La Xunta garantiza la seguridad del colegio sarriano apuntalado ► Este martes acudieron 62 de 367 niños

Los profesores han decidido retomar las clases en el colegio Frei Luis de Granada de Sarria, después de que este lunes las suspendieran por las obras que se acometen en el centro y que han llevado al apuntalamiento del edificio y a que se instale un vallado "por protección" en la zona de mayor riesgo. 

No obstante, a primera hora de la mañana de este martes habían acudido a las aulas 62 alumnos de 367, ya que algunos padres no los han enviado al colegio a la espera de una reunión convocada por la tarde por la directora con el ANPA, según han confirmado fuentes de Educación. 

Por parte de la Xunta de Galicia se insiste en que la seguridad está "garantizada", como les trasladan los técnicos de la obra que, por la presencia de "grietas", optaron por apuntalar la "parte baja del edificio y un aula", han indicado. 

Estos mismos técnicos encargados de los trabajos destacan que el centro "no corre riesgo estructural" y, por tanto, la "seguridad está garantizada" para los pequeños y profesores, insisten las mismas fuentes. 

Los padres están convocados a una reunión a las 19.00 horas con la participación de la directiva del centro y técnicos de la Xunta

Las clases se reanudaban este martes con la incógnita de si los padres llevarían a los niños, pues varios ya habían manifestado su intención de no hacerlo.

La polémica se desató después de que el sábado los técnicos apuntalaran el inmueble para realizar un estudio y ver cómo evoluciona su estructura porque, desde la vuelta de Navidad, detectaron que se habían incrementado unas grietas. Este es un problema que ya provocó alarma en 2011, cuando se reubicaron los alumnos.

"Despois das vacacións notaron que aumentaran unhas gretas e que unha ventá deixou de pechar perfectamente. Volveron os técnicos e viron que as marcas nas gretas se moveran", explicó el presidente de la Asociación de Nais e Pais de Alumnos (Anpa), José Ángel Díaz. Afirmó que se apuntaló "por precaución" para realizar el estudio y opinó que el colegio "nunca estivo tan seguro como nestes momentos".

[El patio apuntalado. EP]

Los profesores se encontraron este lunes con que colocaron puntales en el patio, las aulas y los pasillos. Ante ello decidieron no subir a las clases por "seguridade" de los alumnos, dijeron. Un docente señaló que ellos solo sabían que iban a asegurar el patio y este lunes se encontraron con que también estaban "a gran maioría" de las aulas y los pasillos. En el primero de los espacios los puntales ocupan gran parte de la superficie, mientras que en el interior del centro "están pegados ás paredes".

Según indicó, se negaron a impartir clases mientras desde la Consellería de Educación no les garantizaran que no hay riesgo y que, si sucediese algún accidente con un puntal, sería responsabilidad de esta administración.

Ya a primera hora, buena parte de los padres se llevaron a los niños y otros los fueron recogiendo a lo largo de la mañana. Sobre las 11.00 horas solo quedaban unos 40 alumnos de los 377 matriculados. Algunos progenitores mostraron su malestar al permanecer los niños en el patio, "co frío que facía", aunque finalmente fueron llevados al comedor.

Los técnicos de Educación y una empresa de control de estructuras preparan un informe sobre la situación del colegio

A última hora de la mañana los profesores se reunieron con la jefa territorial de la Consellería de Educación en Lugo y una inspectora, que les "garantizaron a seguridade do edificio, que non existe risco e que se algún neno se manca cun puntal asume a responsabilidade a consellería", aseguró un docente.

Desde la delegación territorial de la Xunta insistieron en que no hay ningún tipo de peligro, como señalaron los técnicos y arquitectos de la Consellería de Educación, por lo que no ordenaron suspender las clases. Estos especialistas visitaron ayer el centro, junto a una empresa de control de estructuras para realizar el estudio.

El delegado, José Manuel Balseiro, dijo, según recoge Efe, que el apuntalamiento no es un motivo "para xerar alarma", sino que se hace por "seguridade" mientras duran los controles. Por ello, las clases pueden seguir "sen maior problema", a la espera de conocer "o 100% da información2.

La administración autonómica aguarda que el estudio esté terminado con la mayor brevedad. El Ayuntamiento se encuentra a la espera de dicho informe y el alcalde, Claudio Garrido, aseguró también que los técnicos garantizan que "no hay riesgo estructural". Afirmó que es "raro" encontrarse con las clases con puntales, pero insistió en que hay que esperar al estudio de los especialistas.

Los profesores impartieron clase con normalidad
Los alumnos que acudieron al colegio Frei Luis de Granada de Sarria recibieron clases por parte del profesorado con normalidad, según informó el delegado territorial de la Xunta en Lugo, José Manuel Balseiro.

Aclaró que "algunas familias decidieron no enviar a sus hijos al colegio, ante la incertidumbre" generada y la duda sobre "si hoy habría o no clase" en ese centro, pero insistió en que la seguridad está garantizada.

El Ceip Frei Luis de Granada retomó las clases con solo el 20% de...
Comentarios