Cárnicas Teijeiro abrirá este año una ecogranja de porco celta con zoológico y botánico en O Incio

El proyecto se concibe también como una "auténtica experiencia turística" para los visitantes, con una cabaña en la que habrá una sala de catas, una tienda y un taller divulgativo
Carlos Teijero junto a otros trabajadores de Cárnicas Teijeiro. EP
photo_camera Carlos Teijero junto a otros trabajadores de Cárnicas Teijeiro. EP

Después de trece años trabajando como docente en una empresa de telecomuniaciones, Carlos Teijeiro decidió dejarlo todo para coger el relevo junto a su cuñado, Óscar Moreno, de Cárnicas Teijeiro, una sala de despiece y fábrica de embutidos sarriana con más de 50 años de trayectoria. "Siempre que podía echaba una mano porque es la empresa familiar", asegura el sarriano, que se incorpora al equipo con la apertura de una ecogranja de porco celta que abrirá este mismo año en la parroquia de Eirexalba, en O Incio.

La idea surgió "luego de dar muchas vueltas a la cabeza", dice Carlos Teijeiro, que compró un terreno de 20 hectáreas en Cabanas, en pleno corazón de O Incio, con el fin de crear una ecogranja extensiva de raza porcina autóctona de porco celta para completar el ciclo productivo de Cárnicas Teijeiro, en la que el administrador será el encargado de supervisar cada fase del proceso. Desde la crianza y el cuidado de los animales hasta la transformación de la materia prima en productos finales, tales como frescos, salazones y embutidos de alta calidad. "La empresa ya fue pionera en la recuperación y elaboración de la raza porco celta aún en peligro de extinción, y ahora queremos dar un paso más allá", explica Teijeiro.

Pero esto no es todo. El sarriano pretende dar vida a un espacio actualmente en desuso "y crear algo más que una ecogranja, más bien será una auténtica experiencia turística para el público". Es por eso que Teijeiro dice que este proyecto, denominado Ecogranja Teijeiro, Finca Cabanas, será "una especie de startup con un enfoque cuatridimensional", en el que la gastronomía, el deporte, la cultura y la tecnológica jugarán un papel fundamental.

"Se concibe como una experiencia turística completa", afirma el administrador, que quiere ubicar al lado de la granja una cabaña con una sala de catas, una tienda y un taller divulgativo que funcionen como "un punto de información que integre la historia del cerdo y de la localidad", sostiene Carlos, que realizó un meticuloso trabajo de investigación por el que asegura que "es un pecado no dar a conocer toda la historia que esconde este concello".

En la sala de catas se podrán degustar productos locales como embutidos, salazones, vino, sidra, pan y miel, mientras que el taller divulgativo brindará presentaciones audiovisuales sobre la historia de la localidad y las tecnologías aplicadas en la ganadería extensiva mediante una narrativa cronológica, donde los visitantes podrán realizar un viaje desde el pasado hasta el presente explorando el origen de O Incio y su entorno.

"A su vez, tendrán la oportunidad de participar en talleres como la elaboración artesanal de chorizo, paseos a caballo, senderismo, o navegación en kayak". Es por eso que el empresario escogió una finca ubicada a unos 900 metros del embalse de Vilasouto, en pleno corazón de O Incio, "un lugar con infinidad de posibilidades".

La iniciativa incluirá un núcleo zoológico y otro botánico

Carlos Teijeiro adquirió junto a la finca un mirador en el que también busca crear un núcleo zoológico dedicado exclusivamente a albergar las razas autóctonas con el propósito de que los visitantes mantengan una conexión tangible y educativa con ellos asegurando en todo momento la seguridad, ya que "no se mantendrá contacto directo con los animales de la granja".

Otro de los objetivos de este proyecto es el saneamiento de árboles como el roble y el castaño, asegurando su salud y longevidad. Se destaca la repoblación de un souto tradicional gallego en una zona que sufrió un incendio hace 15 años. "Esta iniciativa no solo busca restaurar el ecosistema, sino también preservar el patrimonio cultural de Galicia, enfatizando productos básicos de la tradición como la castaña", dice el administrador.

Unificación de 27 parcelas

Carlos Teijeiro consiguió el terreno para la granja luego de unificar un total de 27 parcelas de familias residentes en Suiza, Estados Unidos, Venezuela, A Coruña, Madrid, Begonte, Monforte, Sarria y, por supuesto, O Incio.

Comentarios