domingo. 31.05.2020 |
El tiempo
domingo. 31.05.2020
El tiempo

Adiós a Carlos Esteban Deive, un dominicano de Sarria

Murió Carlos Esteban Deive (cambió la original del apellido por la v), novelista, dramaturgo, ensayista, antropólogo, filósofo y educador, quien procedía de mi tierra, Sarria, donde había nacido el 26 de diciembre de 1935. Falleció cuando le faltaban solo dos días para cumplir un nuevo aniversario. Deja a su mujer, dominicana, Guillermina, y a dos hijos varones, médicos, que trabajan en España, y a una hija que estudió Filosofía y trabaja en los Estados Unidos. Su última visita a su pueblo natal tuvo lugar en el verano de 2009. 

Carlos Esteban Deive y Manuel Pombo Arias. AEPYo conocí y traté a este gran gallego. Lo visité en dos ocasiones en su residencia de Santo Domingo, en la República Dominicana, a donde acudí invitado para pronunciar varias conferencias en la capital, en la ciudad de Santiago de los Caballeros y San Francisco de Macorís. De mis conversaciones con él surgió una extensa entrevista que vio la luz en la Revista Gallegos en el año 2010. 

Carlos Esteban Deive realizó estudios de Filosofía y Letras en la Universidad de Santiago de Compostela y los completó en la Universidad Autónoma de Santo Domingo. Ejerció como profesor y fue decano de la Facultad de Humanidades y Educación de la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña. Miembro de la Academia Dominicana de la Lengua y autor de más de veinte obras sobre Antropología Cultural e Historia, así como novelas y teatro. Obtuvo, entre otros, el Premio Nacional de Literatura y el de la Academia de Ciencias de la República Dominicana. Gran parte de sus obras han sido traducidas al inglés y al francés. 

Para mí constituyó un auténtico placer conocerlo. Sin lugar a dudas fue un gallego ejemplar, uno de tantos que se vio obligado a triunfar fuera de su tierra, de su Galicia, a la que amaba con pasión. Se trataba de un hombre amable, muy lejos de la pedantería, sencillo, extraordinariamente modesto. Me llamó la atención su biblioteca, de unos ocho mil volúmenes, y tuve la impresión de que le tenía un gran cariño. Me aseguró, desconozco los posibles inconvenientes, que se la iba donar a la biblioteca municipal de Sarria. 

Me ha resultado curioso comprobar que soy una de sus referencias en Wikipedia. No menos sorprendente y, prueba de que el mundo es muy pequeño, fue la circunstancia de que hará como un par de años se pusiera en contacto conmigo una estudiante, Doris Schwarz, de la Universidad de Salzburgo. Me contó que estaba haciendo su tesis sobre Las consecuencias de la Revolución Francesa en la literatura caribeña y que necesitaba información sobre Carlos Esteban Deive, al que pensaba dedicar un capítulo. Por supuesto, le proporcioné sus datos de contacto. 

Entenderán que detrás de esta breve reseña solo subyace un objetivo: dejar constancia de una figura importante de nuestra tierra y de cuáles fueron sus realizaciones. Fue un gallego ejemplar y yo tengo el orgullo de haberlo podido conocer y de haber pasado a formar parte, aunque haya sido de una manera casi circunstancial, de su brillante trayectoria.

Adiós a Carlos Esteban Deive, un dominicano de Sarria