Jueves. 15.11.2018 |
El tiempo
Jueves. 15.11.2018
El tiempo

Una cantera peligrosa en Paradela

Lugar por el que se precipitaron los perros. EP
Lugar por el que se precipitaron los perros. EP

Los dueños del último perro que cayó en una explotación abandonada instan a colocar vallas para evitar nuevos accidentes

SARRIA. La cantera abandonada de la parroquia de Santa Cristina de Paradela, en la que en dos semanas cayeron dos perros por un desnivel, supone un «perigo» para personas y animales, ya que cuenta con un terraplén de 100 metros y está sin señalizar y vallar. «É moi perigoso, non hai protección e pode caer calquera cousa», aseguran los propietarios de la última mascota que tuvo que ser rescatada por los bomberos.

Los dueños reclaman la colocación de unas vallas o algún tipo de protección para evitar que se produzcan nuevos accidentes, tanto de animales como de personas. «Os cans paran nas árbores porque pesan pouco, pero se é un animal máis grande, coma unha vaca, non para e cae polo barranco. É horrible», asegura la propietaria de la perra rescatada, de la Casa do Tear, del núcleo de Riocabo, en la misma parroquia de Santa Cristina de Paradela.

El último accidente se produjo en la tarde del domingo, cuando la familia se disponía a comprobar el estado de una finca situada en las proximidades de la cantera. «Foi o meu marido pasear ata un prado para mirar se os xabaríns provocaran danos porque van fozar alí», cuenta la mujer. Lo acompañó, como en otras ocasiones, su perra, bautizada como Rula y que tiene poco más de un año de edad.

Cuando se disponía a regresar para su vivienda llamó al animal, pero este no apareció. «Pensou que xa volvera para a casa e veuse. Ao non encontrala na vivenda foi cando saímos buscala», explica. Al llamarla la oyeron ladrar en la explotación y ya se imaginaron que el animal se había precipitado por el desnivel.

ÁRBOLES. «Cando sacaron o outro can hai quince días cortaron maleza que había onde a canteira, Rula iría andando por alí ata o terraplén e caería», señala la propietaria del animal, el cual «está sempre solto e está acostumado a andar por aí». Según indica, unos pequeños árboles evitaron la caída de la mascota por el desnivel de esta explotación del municipio de Paradela. «Se chega a caer polo terraplén non vive, ten 100 metros de fondo», apunta la vecina, quien destaca la «moita sorte» que tuvo el animal.

Cuando localizaron al perro «sentiámolo, pero non podiamos facer nada, non podiamos baixar collelo». Por ello, los propietarios alertaron al servicio de emergencias 112 para rescatar a la mascota porque «non ía quedar alí». Fueron movilizados hasta el lugar los bomberos del parque comarcal de Sarria. Los efectivos se encargaron de rescatar al perro, que quedó a unos ocho metros de la superficie. Para ello tuvieron que utilizar cuerdas y arneses.

El rescate de Rula se prolongó durante «case dúas horas» porque se trata de «un sitio moi malo», indica la vecina, quien agradece la actuación de los bomberos.

BUEN ESTADO. «Levamos un susto», asegura la mujer. También Rula, aunque el lunes ya estaba prácticamente recuperada del accidente. Se encontraba «cansa», pero «ben». «Comeu normal e non se queixa nin ao tocala, así que non se debeu facer dano», añade la propietaria del animal que se precipitó por la cantera.

La explotación, en la que se extraía piedra, está abandonada desde hace ya años y se encuentra en las proximidades de un camino. En ella se accidentaron varios animales. Antes que Rula fue Pirulo, un perro de caza que el pasado día 28 perseguía a un jabalí y se despeñó unos 20 metros. En esta ocasión frenaron la caída una piedra y un palo.

La mascota, propiedad de una familia de Aldosende (Paradela), pudo ser localizada gracias al collar conectado por GPS y también fue salvada por los bomberos del parque de Sarria.

Según el propietario de este último animal, anteriormente al menos otros tres perros sufrieron accidentes en la antigua cantera, uno de los cuales también tuvo que ser auxiliado por los bomberos. No todos corrieron la misma suerte que Rula y Pirulo, ya que uno falleció.

Una cantera peligrosa en Paradela
Comentarios