martes. 19.10.2021 |
El tiempo
martes. 19.10.2021
El tiempo

Acordes nuevos en Paradela

Banda de Paradela en las fiestas de San Isidro. PORTO
Banda de Paradela en las fiestas de San Isidro. PORTO

Con 145 años de historia a sus espaldas, la Banda de Paradela vive un resurgimiento gracias a la incorporación de ocho niños. Forman la primera hornada de una escuela de formación musical recuperada hace unos tres años tras un largo parón. El día de San Isidro debutaron con la banda, de la que son su esperanza de futuro

RENOVARSE O MORIR. La falta de relevo generacional es un problema que afecta a múltiples colectivos y que la Banda de Música de Paradela ha sabido afrontar formando a los más jóvenes y tirando de cantera. La recuperación de una escuela de música, hace ahora tres años, acaba de dar sus frutos y hoy son ya nueve los niños que asisten a clase en este pequeño municipio de gran tradición musical, de los cuales ocho acaban de estrenarse como miembros de la banda en el concierto de San Isidro, pensando ya en próximas actuaciones en las fiestas del mes de septiembre.

Los orígenes de esta formación hay que buscarlos en 1873, cuando un grupo de vecinos del lugar de Barrido, en la parroquia de San Vicente de Paradela, crearon una agrupación musical para amenizar las fiestas. Aquella banda de O Barrido acabaría por derivar en la actual, que alcanzó fama y prestigio bajo la batuta de quien fue durante años su director, el maestro Lino de la Torre Barrio.

"Para nós era todo un referente", asegura Marisol Arias López, miembro de esta agrupación desde hace 33 años y actual presidenta de la asociación que gestiona la banda. De la misma opinión es el nuevo director, Martín Vázquez García, quien comenzó a tocar en Paradela de la mano de Lino de la Torre, "unha persoa entrañable, que tomaba a banda coma un proxecto persoal e que tiña unha capacidade especial para conectar coa xente nova", explica.

Los orígenes de esta formación hay que buscarlos en 1873

Tras una etapa "marabillosa" en una formación que se mostraba siempre "moi activa" y con múltiples actuaciones, llegaron tiempos más difíciles al faltar el director. El cariño que le profesaba a la banda animó entonces a Marisol Arias, saxofonista, a ponerse al frente de una asociación para intentar sacarla adelante.

Uno de los objetivos era recuperar la escuela de música, de la que ella misma había formado parte desde los siete años y que había desaparecido hacía ya un par de décadas. "Cando eu empecei na escola da banda, aló polo ano 1985, eramos 35 rapaces", rememora.

Conscientes de la necesidad de incorporar savia nueva, Marisol Arias y su equipo comenzaron el proceso de recuperación de la escuela

Conscientes de la necesidad de incorporar savia nueva, Marisol Arias y su equipo comenzaron el proceso de recuperación de la escuela, contando para ello con el apoyo del Concello. Según recuerda, contactaron también con el colegio público San Miguel de Paradela y enviaron cartas a los padres de los alumnos, además de presentarse a la hora del recreo para ofrecer un concierto con el fin de "incentivar aos nenos".

El esfuerzo dio sus frutos y hace ahora tres años lograron poner en marcha de nuevo la Escola-Banda de Paradela, a la que asisten nueve niños, toda "unha satisfacción".

Incorporaciones de niños de cuatro a diez años
Niños de cuatro a diez años incorporados. PORTOLas nuevas incorporaciones a la Banda de Paradela tienen entre 4 y 10 años de edad y son vecinos de este municipio, con la excepción de una menor llegada desde Sarria. En la próxima actuación está previsto que se sume a la agrupación un noveno niño, que ya se encuentra en fase de formación.

 

LAS CLASES. Las clases, financiadas por los padres y por la asociación con aportaciones del Concello, son impartidas los martes, jueves y viernes en las instalaciones del parvulario, por cuatro profesores que se encargan de las enseñanzas de solfeo, trompeta, trombón, tuba, guitarra, percusión, flauta, saxo y clarinete.

Por su parte, el domingo es el día de ensayo de la banda en las antiguas escuelas de Paradela.

Ocho de los nueve alumnos, con edades comprendidas entre los 4 y los 10 años, debutaron con los mayores el pasado día 15, fiesta local en Paradela, con un pasacalles y un concierto con motivo de San Isidro. Según cuenta Marisol Arias, fue una jornada muy especial para los jóvenes, en la cual todos "estaban moi ilusionados", al igual que sus familiares y muchos vecinos que asistieron a la celebración. Para ella, también resultó satisfactorio poder compartir la experiencia con sus dos hijas, que se cuentan entre las nuevas incorporaciones de la banda.

Ocho de los nueve alumnos, con edades comprendidas entre los 4 y los 10 años, debutaron con los mayores el pasado día 15

"Grazas a estes nenos vivimos un renacer", afirma la presidenta, quien tiene clara la apuesta por "fomentar a canteira". "Contamos con que dentro de dous anos xa toquen perfectamente con nós e a nosa intención é que, a raíz disto, se animen máis pequenos a aprender", manifiesta.

PRIMER CONCIERTO. El día de San Isidro no solo se estrenaron los niños, sino que también fue el primer concierto de Martín Vázquez como director de la Banda de Paradela, un nombramiento que afronta como "un reto".

Tras aquellos años en los que tocó el trombón bajo la dirección de Lino de la Torre, Martín Vázquez continuó su formación en el conservatorio de Oviedo y en la ciudad de San Sebastián. El pasado mes de octubre regresó a la que había sido su casa musical en Paradela para enseñar a las nuevas generaciones, hecho que para él representa "un gran aliciente".

El día de San Isidro no solo se estrenaron los niños, sino que también fue el primer concierto de Martín Vázquez como director de la Banda de Paradela

Junto a estos niños "da escola 2.0" forman parte de la banda otros "músicos veteranos e de altísimo nivel" hasta alcanzar en estos momentos los 25 integrantes.

En su faceta de director, se propone conservar la esencia de esta agrupación, que siempre se caracterizó por tener un repertorio "clásico, de banda popular, con zarzuelas e pasodobles, con música máis bailable". "Penso que un dos seus encantos é non perder esa autenticidade que antes tiñan as bandas e que agora son máis sinfónicas", comenta.

Martín Vázquez destaca la responsabilidad con la que asumieron los más jóvenes su primer concierto con esta formación. "Levan cinco meses cos instrumentos e dende que souberon que se incorporaban á banda fíxolles moita ilusión e foi un enorme aliciente para esforzarse máis", señala el músico, quiene confía en que esta experiencia con los niños tenga un "efecto chamada". Porque, según dice, "esta é a única forma posible de que haxa esa renovación".

Acordes nuevos en Paradela
Comentarios