Toda una vida acudiendo a Lugo

Feriantes que ya acompañaban a sus padres cuando eran niños aseguran que el San Froilán es de las fiestas más populares
José Luis San Máximo, de Grand Prix, y Miro Fernández, de El Cubo. SEBAS SENANDE
photo_camera José Luis San Máximo, de Grand Prix, y Miro Fernández, de El Cubo. SEBAS SENANDE

No solo los lucenses son fieles devotos a las fiestas de San Froilán, también lo son los feriantes. Hay algunos que llevan toda la vida acudiendo a Lugo. Es el caso de Miro Fernández, un pontevedrés que está al frente de la tómbola El Cubo, que se instala frente al instituto Lucus Augusti, en la Avenida Rodríguez Mourelo. Recuerda que su padre ya venía a las patronales de la capital lucense cuando las barracas se instalaban en la Praza de Santo Domingo, en la década de los años 60 del siglo pasado.

Miro Fernández recuerda que cuando era estudiante ya acudía los fines de semana a echarles una mano a sus padres en la tómbola. "Es una tradición de toda la vida cerrar la temporada en Lugo", afirma.

Las de San Froilán suponen para este feriante pontevedrés el punto y final al calendario festivo del año, que lo inicia en marzo o en abril con la Pascua de Padrón (A Coruña), y que incluye, entre otras, los sanfermines de Pamplona y la Semana Grande de Bilbao en verano.

El San Froilán ya comienza con buen pie. "Para nosotros es una felicidad. No hay nada mejor que trabajar con buen tiempo", dice este feriante que asegura que, pese a la inflación mantiene los precios de certámenes anteriores, 10 boletos por cinco euros y 30 por diez.

Entre los premios que da cita consolas PlayStation 5, patinetes eléctricos, freidoras de aire o "las últimas novedades en peluches de Disney".

Aniversario

Otro feriante fiel al San Froilán es José Luis San Máximo. Este empresario sevillano cumple en este 2023 sus bodas de porcelana en Lugo. Lleva 20 años acudiendo a las patronales con su Grand Prix, una de las atracciones que tiene más éxito de público.

"Siempre me ha tratado muy bien el público y a nivel institucional también. Me siento muy a gusto en Lugo y en el San Froilán", asegura este feriante andaluz.

Atribuye esa buena acogida que tiene el Grand Prix, que este año introduce un circuito de agua como novedad, a que es "una atracción para toda la familia, a la que se pueden subir los padres con sus hijos".

Este empresario sevillano también agradece el buen tiempo que los acompañará en los primeros días de celebración. "Los dos últimos años ya fueron muy buenos", recuerda.

Ese buen trato llevó a José Luis San Máximo a donar el año pasado 3.000 euros al Concello de Lugo para que los destinase a actividades infantiles y servicios sociales, en gratitud porque en 2021, con restricciones por la pandemia de covid-19, la administración local permitió a los feriantes instalarse gratuitamente durante nueve días.

Para José Luis San Máximo las de la capital lucense son "unas de las mejores fiestas de España". Quien lo dice sabe de lo que habla pues recorre a lo largo del año las principales celebraciones de todas las comunidades autónomas, desde su Sevilla natal hasta Pamplona, Santander, Bilbao o Salamanca, incluso cruza el Océano Atlántico para desplazarse a las islas Canarias en Navidades y Carnaval.

Comentarios