Esther López: "Saio coa idea de retratar como vai cambiando a festa"

Esta joven fotógrafa lleva captando a través de su cámara los mejores instantes del San Froilán 
Esther López, fotógrafa. VICTORIA RODRÍGUEZ
photo_camera Esther López, fotógrafa. VICTORIA RODRÍGUEZ

Lleva dos años haciendo fotos del San Froilán y trabaja poniendo luces largas, con un objetivo a largo plazo, porque reconoce que uno de sus empeños es retratar cómo son las fiestas de este momento y seguir haciendo series en el futuro, para lograr documentar cómo evolucionan las fiestas de Lugo, de las que le gustan mucho los conciertos y los aspectos más tradicionales.

Esther López se tituló como fotógrafa en la escuela Ramón Falcón. Allí aprendió a seguir exprimiendo una pasión creativa que en ella viene de lejos. Se compró su primera cámara con quince años y hoy atesora una colección variopinta de cámaras analógicas y un par de digitales. Son sus herramientas para retratar Lugo y el San Froilán no podía quedar fuera de su objetivo porque le parece que es un momento perfecto para documentar la vida de la ciudad y, sobre todo, de sus gentes.

Y es que la gente le interesa especialmente a Esther López. Si una chica joven con una cámara le para en la calle y le pide permiso para hacerle un retrato, probablemente sea ella. Cuenta que suele repetir ese gesto con cada persona que despierta su interés y, claro, el San Froilán, donde los perfiles humanos se multiplican, es un momento ideal para sus fotos. Explica, agradecida, que casi siempre le dicen que sí cuando propone una foto a un desconocido.

Las personas mayores, a las que dedicó su trabajo de fin de ciclo y una de las exposiciones que ya ha montado en su aún corta vida, atraen con frecuencia su mirada y eso es algo que se repite en las fiestas, "porque me gusta sacarlle o punto tradicional", cuenta.

Pero esta joven documenta en realidad muchas más cosas, incluidos los conciertos, que le encantan y representan algunos de los momentos más importantes de las patronales. Tiene "un montonazo" de imágenes, pero si se pone a repasar un concierto con el que se quedaría cuenta que sería el de Dakidarría del año pasado. Dice que le resultó muy fácil trabajar en ese momento y que le gusta el resultado que logró.

Este año, avanza, va a estar seguro con su cámara en el concierto de Ciudad Jara. Hará fotos y disfrutará también de la música, porque Esther López no deja de ser una joven de 21 años que aprovecha la diversión que ofrecen unas fiestas como las de San Froilán. 

Su trasiego como fotógrafa y documentalista de las patronales la llevará a muchos más lugares y explica que el año pasado hizo también muchas fotografías de las atracciones, donde exploró distintas opciones de la imagen, jugando con las luces o con largas exposiciones. El San Froilán, al final, tiene también un punto de desafío para Esther, porque las multitudes ponen un punto de presión a la hora de  trabajar.

Comentarios