Tito Díaz: "Incluiría una obra de teatro cada tres días"

Para el director general del Río Breogán, las fiestas son un punto de encuentro.

Tito Díaz. SEBAS SENANDE
photo_camera Tito Díaz. SEBAS SENANDE

Dígame su primer recuerdo del San Froilán. 

Mi primer recuerdo es ir montado en las cadenas del tiovivo, yo solo, y en los coches eléctricos con mis padres. 

¿Cuál fue el mejor San Froilán de su vida y por qué?

El mejor San Froilán fue alguno de los que viví cuando era adolescente. Eran dos semanas de fiestas patronales, sin clases y con la libertad para poder hacer lo que querías en un Lugo que estaba lleno de gente. También tengo un grato recuerdo de los años en que estuve viviendo fuera de Lugo y me gustaba venir el propio día de San Froilán o el Domingo das Mozas. Aprovechaba para dar una vuelta por el centro, tomar algo y ver a mi grupo de amigos ya que no los veía durante el resto del año. 

¿Y el mejor concierto al que asistió durante las fiestas?

No recuerdo ninguno en particular como el mejor. La verdad es que nunca fui muy de ir a conciertos durante las fiestas de San Froilán. 

¿Qué cosa hizo en un San Froilán del pasado que no volvería a hacer ahora?

No volvería a ir durante dos semana seguidas a comer y cenar el pulpo todos los días. Era joven y algo inconsciente, evidentemente. 

Con qué se queda, ¿el Tren de la Bruja, la noria o la Tómbola del Jamón?

Me quedo con la Tómbola del Jamón. Me encantan las tómbolas y sus voceros cantando esos eslóganes que se te quedan para siempre: "Que alegría, que alboroto, otro perrito piloto…" Yo iba mucho también a la atracción de las canastas en la época en la que jugaba en el CB Breogán. Recuerdo que un día me pidieron que por favor dejara de jugar. 

Echando cuentas, ¿en qué se gasta sus dineros en San Froilán o en qué se gastó más?

En lo que más dinero gasto es en las casetas del pulpo, sin duda. 

Si estuviese en su mano hacer el programa de fiestas, ¿qué incluiría y de qué prescindiría?

Pues si estuviese en mi mano no prescindiría de nada del programa. Tal vez bajaría el volumen de las melodías que emiten las bocinas de las atracciones. Incluiría en la programación, al menos una buena obra de teatro durante dos o tres días de los nueve que duran la fiestas patronales. Me encanta el teatro y ver a gente actuar en directo. Y en Lugo la verdad es que no suele haber demasiadas ocasiones para poder disfrutar de una representación teatral. 

Comentarios