Alexia Pardo: "Estuve horas boca abajo por un fallo en una atracción"

La informática y activista transexual disfruta del pulpo y el ambiente festivo

Alexia Pardo. ADRA PALLÓN
photo_camera Alexia Pardo. ADRA PALLÓN

Dígame su primer recuerdo del San Froilán.

El primer San Froilán que recuerdo es el primero que pasé en Lugo, tendría alrededor de unos seis años y los padres de unos amigos me invitaron para ir todos juntos, me sentí un tanto desbordada al ver tanto bullicio y tanta gente, todas esas luces y esa música eran realmente apabullantes a la vez que sorprendentes, nunca había visto nada igual. Me acuerdo de que lo que más me llamó la atención fueron los caballitos poni y que hicieron que me sintiese como en el lejano oeste. Era lo que tenía ser niños y no ser conocedores del trasfondo de esas atracciones y el sufrimiento por el que pasaban los pobres. Recuerdo también los espectáculos de marionetas y los títeres de cachiporra, la excitación de los niños al ver a la bruja aparecer gritando.

¿Cuál fue el mejor San Froilán de su vida y por qué?

Ese maravilloso San Froilán es relativamente cercano en el tiempo y en mis recuerdos. Fue en el año 2011, tras haber iniciado una nueva relación nos fuimos a dar una vuelta por el centro sin mas intención que ver un poco el ambiente, lo cierto es que no hicimos nada especial más allá de pasear pero su simple compañía y el hecho de estar comenzando a compartir cosas tan simples como esa me llenó de felicidad.

¿Y el mejor concierto al que asistió durante las fiestas?

Hace muchos años, uno de los últimos que ofreció Amistades Peligrosas. Un gran concierto de unos grandes artistas que siempre me han encantado.

¿Qué cosa hizo en un San Froilán del pasado que no volvería a hacer ahora?

Te podría decir que montar en el martillo, atracción que hoy no existe, pues estuve varias horas boca abajo por un fallo mecánico. La única vez que me monto en una atracción de esas y pasa eso. Es un motivo entre otros por el cual no soy amante de ninguna de las atracciones por muy seguras que digan que sean. Otra cosa que no repetiría sería empacharme de pulpo, y cuando digo empacharme es hacerlo de verdad, como me pasó hace años con un grupo de amigos; pase unos días fatal.

Con qué se queda, ¿el Tren de la Bruja, la noria o la Tómbola del Jamón?

La Tómbola del Jamón, por supuesto. Un jamón lo disfrutas durante días a diferencia de montar en una atracción. Suponiendo, por supuesto, que me toque.

Echando cuentas, ¿en qué se gasta sus dineros en San Froilán o en qué se gastó más?

Sin dudarlo, en comer. Como dice el dicho, para comer y comer bien Lugo. En concreto el día que más me he gastado fue en el pulpo del famoso día del empacho. Es en lo que lo sigo gastando.

Si estuviese en su mano hacer el programa de fiestas, ¿qué incluiría y de qué prescindiría?

Prescindiría de los manteros, que lo único que hacen es perjudicar a los que pagan una buena cantidad de dinero por montar sus puestos de venta en el ferial. Prescindiría también de los conciertos inútiles que no va a ver nadie: más vale poco y bien que mucho y mal. Utilizaría ese dinero de los conciertos, además de una partida extraordinaria si fuera preciso, para cubrir los gastos de las familias más desfavorecidas, creando unos bonos gratuitos para que esos niños que no tienen opción de disfrutar de las atracciones puedan hacerlo. Creo que tienen el mismo derecho a hacerlo y a disfrutar de su infancia igual que los demás.

Más en San Froilán
Comentarios