Desirée Vila: "He perdonado al médico responsable de mi amputación"

Este verano, Desirée Vila acudirá a una de las citas más importantes de su vida: los Juegos Paralímpicos de París. La atleta gallega (Gondomar, 1998) irá a por todas, pero no solo en las pistas. Su aspiración es disfrutar intensamente de la experiencia.  
Diseño-sin-título-2
photo_camera Desirée Vila compite en atletismo adaptado. AEP

Cuando era niña, ¿qué soñaba que sería al crecer?
Mi sueño era ser bailarina profesional, porque mis primeras actividades fueron ballet y baile moderno. Además, pensaba que iba a ser súper famosa.

Cambió el baile por el deporte, ¿podía imaginarse que iba a llegar tan lejos
Siempre me puse metas altas y, con la gimnasia acrobática, pensaba en el campeonato del mundo. Lo que nunca me imaginé era poder vivir del deporte porque es muy difícil conseguir patrocinadores, salir en los medios...

Tras su accidente tuvo un inicio de un trastorno de la conducta alimentaria (TCA), ¿ha curado esas heridas anímicas?
Cuando salí del hospital dejé de comer. Ya no entrenaba y no quería que mi cuerpo cambiase. Al no comer perdí mucho peso, estaba muy débil y llegó un momento en que no podía ir ni a rehabilitación. Vi que así no me iban a poder poner la prótesis, así que con esa motivación y ayuda psicológica lo superé. Sí me dejó alguna herida, porque mi relación con la comida no es todo lo sana que debería ser, pero tengo ayuda para gestionarlo.

El médico que la atendió cuando sufrió la fractura que provocaría la amputación fue condenado por negligencia, ¿ha podido perdonarlo?
Yo esperaba que él me pidiese perdón en el juicio, pero no lo hizo y ahí entendí que  no puedo esperar que la gente actúe de la manera que yo quiero. Acepté que las cosas son así y lo perdoné para seguir con mi vida y pasar página.

¿Ha pagado algún peaje por su faceta más mediática?
Mi contenido en redes es bastante neutro, se centra en deporte y discapacidad, pero a pesar de eso he sufrido acoso sexual a través de las redes. Pero el 'feedback' que recibo es, en general, muy bueno.

¿Qué adjetivos la definen?
El primero, intensa... y cien por cien organizada, porque es el único medio que tengo para poder llegar a casi todo.

Lo mejor para empezar el día...
¡Un buen café, un buen desayuno! Para mí es la mejor comida del día y no entiendo que haya quien puede salir de casa sin desayunar.

¿Qué tres personajes gallegos vivos citaría como referentes? 
A Javier Gómez Noya, al que conocí el año pasado, y por supuesto a mi amiga y compañera Adiaratou Iglesias. Fuera del deporte, Carolina Iglesias hace una labor de comunicación que me parece importante.

Fuera de Galicia, ¿hay algún lugar en el que se sienta como en casa? 
Sí, en Madrid. Llevo aquí muchos años y ya he creado una 'familia'.

Un plan para desconectar...
Me gusta viajar y, si no puedo, organizar viajes [risas]. 

¿Qué la pierde en la mesa? 
Empanada de zamburiñas, pulpo... y sándwich mixto. Es un poco básico, pero me encanta.

¿Y su especialidad cuando le toca cocinar?
Lo máximo que puedo hacer medianamente bien es una tortilla de patatas.

¿Alguna vez se ha sentido discriminada por ser mujer?
En el mundo del deporte diría que incluso hay una discriminación positiva hacia la mujer: se está dando a conocer a las que destacan en distintos ámbitos, se apoya a las deportistas... Eso es muy importante.

¿Y a causa de su discapacidad?
No, pero sí es cierto que con 15 años, cuando me amputaron la pierna, hay ciertas preguntas que yo me hice que igual si fuese un chico no me las hubiera hecho. Como si podría ser madre, si le gustaría a los chicos al no tener un físico normativo... 

Si pudiera viajar en el tiempo, ¿cuándo y dónde aparecería? 
¡Aparecería en París, en los Juegos Paralímpicos! La espera se me está haciendo un poco larga y una parte de mí quiere competir ya. Pero lo que me gustaría es que se parara el tiempo, porque creo que estoy en la mejor etapa de mi vida.

¿Qué serie ha logrado engancharla más? 
Soy muy fan de American horror story.

¿Qué defectos soporta peor? 
No soporto a la gente maleducada y a los que no respetan la intimidad ajena.

Su reto pendiente...
Mudarme a Australia, un sueño que tengo desde pequeña y que espero cumplir en el futuro.

¿Hay alguna pregunta que no le haya hecho y le gustaría contestar?
¡Ha sido una entrevista súper completa! Me han gustado mucho las preguntas.

Comentarios