Gonzalo Fernández: "La brucelosis o la tuberculosis ya no son el problema, ahora lo es el Lyme"

El 6 de julio es el Día Mundial de las Zoonosis, una constatación más de que el bienestar y la salud de los animales y del hombre están unidas ► Las zoonosis son las enfermedades de los animales que pueden transmitirse al hombre
Generated by  IJG JPEG Library
AppleMark
photo_camera Gonzalo Fernández Rodríguez es experto en zoonosis. X. PONTE

Que exista un Día Mundial de las Zoonosis es una constatación más de que el bienestar y la salud de los animales y del hombre están unidas. Lo resume el término One Health, un concepto que hace referencia a la interdependencia entre estas y a su vínculo con los ecosistemas en los que coexisten, como recuerda varias veces el decano de la facultad de Veterinaria de Lugo, Gonzalo Fernández, profesor de Enfermedades Infecciosas y Salud Pública y experto en zoonosis.

De un modo básico, ¿podría explicar qué es una zoonosis? 
Las zoonosis se definen como las enfermedades de los animales que pueden transmitirse al hombre. De hecho, se calcula que al menos el 60% de las infecciones que afectan al hombre han tenido su origen en los animales. 

¿Qué zoonosis han tenido, tradicionalmente, una mayor incidencia en Galicia?
La importancia de cada una de las enfermedades ha variado en el tiempo. Los controles veterinarios han hecho que enfermedades con origen animal antes más comunes, como la brucelosis o la tuberculosis, ya no sean actualmente un problema importante. Estos controles también han conseguido la disminución de los brotes de origen alimentario, como la salmonelosis, hace años mucho más frecuentes. Sin embargo, otras zoonosis como las transmitidas por garrapatas están aumentado en los últimos años. Así, la enfermedad de Lyme es bastante frecuente en algunas zonas de la provincia de Lugo. Galicia también ha sufrido, lógicamente, los efectos de pandemias como el covid-19, que tiene su origen en animales. 

Los controles han conseguido la disminución de brotes de origen alimentario, como la salmonelosis, hace años mucho más frecuente

La gastronomía tradicional gallega rendía culto a la carne de cerdo, a través de la cual se podía contraer la triquinosis. ¿Se ha logrado erradicar esta enfermedad parasitaria?
No, y de hecho todos los años se reportan casos en España, aunque la tasa de incidencia es muy baja (no más de 20 casos al año), siendo obligatorio el control veterinario para carnes de consumo humano. En las muestras analizadas el problema se detecta casi exclusivamente en la carne de jabalíes. 

El paso del tiempo ha modificado las relaciones entre humanos y animales. ¿Qué enfermedades transmitidas por animales se han constituido como un nuevo riesgo en nuestro entorno?  
Además de las pandemias de coronavirus e influenza que hemos sufrido en los últimos años y, debido seguramente al efecto del cambio climático sobre las poblaciones de garrapatas e insectos, son las transmitidas por estos vectores las que implican un mayor riesgo, como antes apuntábamos. Así, en otras zonas de España ya han aparecido casos de enfermedades antes no descritas, como la fiebre hemorrágica de Crimea Congo o el virus del Oeste Nilo, que son zoonosis graves. Hay que mantener una vigilancia sobre este tipo de patologías. Un ejemplo que nos demuestra que las situaciones son cambiantes –aunque no se trate de una zoonosis– es el de la lengua azul, una enfermedad transmitida por insectos. Este año han aparecido casos del serotipo cuatro de esta enfermedad en Galicia, debido al aumento de distribución geográfica del vector transmisor. Cuando yo estudié Veterinaria era una enfermedad africana y, hasta hace muy poco, se consideraba que solamente podría transmitirse en el sur de España. 

Aún se siguen reportando casos de triquinosis, aunque su incidencia es muy baja. El problema se detecta casi exclusivamente en la carne de jabalí

Los murciélagos son grandes transmisores, pero en Galicia, a pesar de su nutrida presencia, no suponen un problema. ¿Cómo se logra alcanzar una convivencia no lesiva?  

Los murciélagos se han puesto en el punto de mira ya que son reservorios de coronavirus, lo mismo que ocurre con las aves silvestres en relación a los virus influenza. Sin embargo, esta problemática debe ser evaluada desde un punto de vista One Health, teniendo en cuenta la salud humana, animal y ambiental y sus interacciones desde un punto de vista multidisciplinar. La transmisión de infecciones desde estas especies al hombre –normalmente por medio de una especie intermediaria–, se debe a una combinación de asociaciones de cambios en el ambiente, cambios sobre los animales y cambios en el tipo y nivel de contacto con los humanos. En la historia de las pandemias, su origen se ha producido normalmente en países de Asia donde se han dado las condiciones que facilitan su aparición. 

Con el tiempo ha habido cambios en cuales son los animales transmisores y en las enfermedades que están involucradas. Supongo que también ha pasado lo mismo con las vías de transmisión.
Desde la crisis de las vacas locas ha existido un cambio profundo en el control de las zoonosis alimentarias que ha permitido una mejora sustancial. Como ya he comentado, la emergencia se está relacionando principalmente por enfermedades transmitidas por vectores. 

Desde la crisis de las vacas locas ha existido un cambio profundo en el control de las zoonosis alimentarias

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha alertado sobre un aumento de las zoonosis y de sus implicaciones en la salud humana, ¿sería posible variar esa tendencia? 
La situación es muy diferente en los distintos países del mundo, pero dado el imparable aumento de la movilidad de personas, animales y plantas se hace imprescindible que exista colaboración internacional. Hoy se considera que dada la complejidad de los nuevos retos sanitarios que se plantean, las soluciones implican un abordaje mediante la cooperación en el marco One Health, que requiere el aporte, intervención y colaboración de equipos profesionales de los sectores de la salud humana, animal y ambiental. 

Para empezar, individualmente, ¿qué medidas de precaución deberíamos adoptar en la relación con los animales que forman parte de nuestro entorno? 
En relación a los animales de compañía, es necesario llevar un control sanitario por parte de profesionales veterinarios. Para evitar la transmisión por garrapatas es importante conocer las zonas de mayor riesgo –en la facultad de Veterinaria estamos realizando controles de infecciones por garrapatas en diferentes zonas geográficas–, donde se tienen que seguir recomendaciones como por ejemplo llevar ropa clara, cubriendo la mayor parte de la piel y, cuando exista una picadura, extraer de manera adecuada la garrapata en el plazo de tiempo lo más breve posible.

Comentarios