Restablecidas las tres rutas escolares de O Courel interrumpidas por un desprendimiento

El transporte de los niños se efectúa normalmente por la LU-651, que está en obras, pero la incidencia obligó a cerrarlo este miércoles por seguridad

Punto de la LU-651 donde se coge el desvío. EP
photo_camera Punto de la LU-651 donde se coge el desvío. EP

Tres de las seis rutas de transporte al Centro Público Integrado (CPI) Poeta Uxío Novoneyra, en O Courel, no pudieron efectuarse este miércoles debido a un desprendimiento en la carretera autonómica LU-651, una vía que se encuentra en obras. La Xunta confirmó a última hora de la tarde del miércoles que este jueves se restablecería el recorrido normal de los niños al colegio, situado en Seoane.

Desde la Consellería de Infraestruturas indicaron que el desprendimiento se produjo hace varios días y que se procedió "inmediatamente" a limpiar la calzada. Sin embargo, el material siguió cayendo en jornadas posteriores, lo que este miércoles llevó, de acuerdo con la Guardia Civil, a suspender el transporte escolar por seguridad.

Interpelados por este diario, desde la dirección del colegio matizaron que no hubo alternativa para los alumnos que siguen alguna de las tres rutas afectadas por la incidencia. Tuvieron que llegar a clase en coches particulares, una situación que ha incrementado el malestar que ya existía en O Courel respecto a esta carretera, pues el tramo en cuestión lleva mucho tiempo en obras.

Antecedentes 

La LU-651 es una de las arterias de O Courel, ya que conecta Folgoso y Seoane, los dos principales núcleos de población del ayuntamiento. El problema empieza al llegar a Ferrería Vella, donde comienzan las actuaciones hasta Seoane.

El tráfico convencional permanece cortado y la Xunta ha habilitado un paso provisional, cuya circulación se regula por medio de semáforos de obra, aunque se trata de un recorrido muy estrecho —hasta pasa por debajo de casas— y con una importante pendiente, lo cual también ha sido objeto de numerosas críticas.

Por esa razón, a determinadas horas del día se permite que el transporte escolar atraviese la carretera principal. Según explicaron desde el centro, la infraestructura está siempre cerrada entre las 9.40 y las 17.00, periodo que coincide con la estancia de los niños en el colegio.

Al inicio y al final de cada jornada lectiva, la vía se vuelve a abrir para que las rutas escolares puedan desarrollarse sin tener que recurrir al desvío. Con el desprendimiento de tierras, el miércoles no hubo manera de llevarlas a cabo y los padres tuvieron que llevar a sus hijos a clase en sus coches por el paso alternativo.

Los trabajos

Desde la Xunta matizaron que ya se ha acometido la retirada de material del muro por un lateral de la infraestructura. Hubo que habilitar una rampa de acceso, lo que implicó la ocupación de la plataforma de la carretera, para alcanzar la parte alta y así retirar y limpiar la vía de todo lo desprendido y de árboles.

La dirección del centro se mostraba ya el miércoles por la mañana moderadamente optimista con la posibilidad de retomar al día siguiente el transporte escolar, circunstancia que la Xunta confirmó horas después. Eso sí, desde Infraestruturas aclararon que solo se permite el viaje de los alumnos al colegio. Al continuar las actuaciones, la LU-651 sigue cerrada al resto de vehículos.

Una dificultad añadida que apuntaron en el Gobierno gallego es el mal tiempo. La lluvia de estos días ha complicado mucho las labores de retirada del material y fue la gran amenaza para restablecer el transporte escolar.

Comentarios