Una vendimia en parajes de foto

El fotógrafo Miguel Muñiz inauguró en la Rectoral de Castillón una exposición de imágenes relacionadas con la campaña de recogida de la uva en diferentes escenarios de la Ribeira Sacra
El fotoperiodista Miguel Muñiz, ante dos de las fotografías que conforman la muestra "As uvas da vida". EP
photo_camera El fotoperiodista Miguel Muñiz, ante dos de las fotografías que conforman la muestra "As uvas da vida". EP

El paisaje salpicado de viñedos de la Ribeira Sacra y sus diferentes tonalidades según la estación del año lucen muy bien en las fotografías. Cuando esas imágenes incluyen una historia, su mensaje y trascendencia se multiplica. El fotoperiodista Miguel Muñiz (Ourense, 1966) acaba de inaugurar una exposición sobre la vendimia en la Rectoral de Castillón, en Pantón, que trata de ir más allá y transmitir la esencia de un territorio que califica de "heroico".

Muñiz, que lleva 35 años pegado a una cámara y trabaja como fotoperiodista y documentalista, conoce bien la Ribeira Sacra, pues lleva años acudiendo a una pequeña bodega que tiene en San Fiz un amigo suyo de origen italiano. Ha recorrido buena parte de la comarca y destaca parajes como Doade, "onde todos os anos as follas das vides crean unha alfombra rosa que chega ata o río". El Mirador do Duque, dice, es un buen lugar para contemplarlo.

Su objetivo ha capturado también el lado más humano. "A xente da ribeira comunícase moi ben, comparten e axúdanse", destaca. Y es que el proceso para obtener las 13 fotografías que componen la exposición le ha llevado años, tiempo en el que fue forjando muchas amistades.

Con especial cariño menciona a Avelino García, el último cestero de Pincelo, en Chantada, a quien retrató días antes de morir y que protagoniza una de las imágenes que forman esta serie. Es una foto en blanco y negro, tomada en analógico.

"Era unha gran persoa e tiña o mellor licor de herbas do mundo", recuerda entre risas. Cree que representa "o que era antes a Ribeira Sacra, un territorio que agora corre o risco de convertese nun espectáculo a nivel turístico".

También en Pincelo, Muñiz entabló relación en Esther Teixeiro, pionera de la viticultura biológica. "Cada vez que fala, bota sabiduría pola boca", asegura. Miguel Muñiz logra comunicar este carácter cercano y afable que presenta para él la Ribeira Sacra a través de fotos de familias y niños en el viñedo.

Por medio de estas instantáneas, también ha querido resaltar la dureza del trabajo durante la vendimia y las diferentes tareas de mantenimiento de las viñas a lo largo del año. Una imagen en blanco y negro tomada a un vendimiador cargado con una caja sirve de ejemplo del esfuerzo necesario para recoger la uva en las parcelas de mayor inclinación.

La exposición, que lleva por título "As uvas da vida", se podrá ver en Pantón hasta mediados de octubre. Mientras tanto, Muñiz espera seguir visitando un lugar "ao que me escapo a miúdo dende que saquei o carné polo moito que sempre me atraeu".

Comentarios