miércoles. 19.01.2022 |
El tiempo
miércoles. 19.01.2022
El tiempo

La vendimia se cierra con 5 millones de kilos, un 30% menos que en 2019

Instalaciones de una bodega situada en sober. AEP
Instalaciones de una bodega situada en sober. AEP
El sector se enfrentó a malas condiciones climáticas, a plagas y a los efectos colaterales de la pandemia, con apenas ventas de vino durante este año, pero ve el futuro con optimismo

La vendimia en la denominación de origen Ribeira Sacra está cerrada técnicamente, pues solo queda un puñado de bodegas que aún recogen uvas. La campaña fue una de las más rápidas de la historia, en poco más de dos semanas entraron en las bodegas casi cinco millones de kilogramos de uva. En concreto, según los datos del consejo regulador, este lunes se habían registrado 4,8 toneladas.

Las previsiones se han cumplido, pues el presidente de Ribeira Sacra, José Manuel Rodríguez, auguraba meses atrás una merma del 30 por ciento de la cosecha con respecto a la de 2019, la más grande la historia, con algo más de siete millones de kilos.

En la reducción de la producción han tenido que ver tres circunstancias. Una fue el ciclo climático, que a su vez se relacionada con el segundo factor, que no es otro que la aparición de plagas del viñedo como el black-rot o el mildiu, que hizo verdaderos estragos en diferentes subzonas de la denominación.

El tercer factor negativo fue la pandemia del covid-19. En el peor momento en el que estaban los viñedos de la Ribeira Sacra, a los pequeños productores, aquellos que venden su cosecha a las grandes bodegas, no se les permitió acudir a cuidar sus parcelas. Cuando la Xunta de Galicia levantó la prohibición al respecto muchos de los cultivos eran apenas irrecuperables.

Tanto viticultores como bodegueros no dudaron en señalar que, como en el resto de las actividades económicas, este ha sido un año "atípico".

Sin embargo, todos aquellos que venden uvas a las grandes Instalaciones de una bodega situada en Sober. aep bodegas de la Ribeira Sacra destacaron, a pesar de la dificultades por las que atraviesa el sector, que los empresarios hubiesen decidido mantener el precio de la uva, que se fija en torno a un euro por kilo.

FUTURO. En las bodegas adscritas a la denominación de origen hay miles de litros de la cosecha 2019 reposando en sus botellas. Es un caldo que por culpa de la pandemia no salió al mercado por falta de consumo.

Desde algunas bodegas señalaron que el confinamiento y todo lo que acarreó ha servido para que este vino, el de la cosecha del pasado año, "se acabe de hacer, cogiendo más cuerpo y desarrollando cualidades organolépticas propias de ese reposo en botella dentro de las bodegas. Estamos convencidos que cuando se abran esas botellas más de uno quedará sorprendido".

Los empresarios hablaron también de una oportunidad. Lo hicieron en el sentido de compensar la merma del 30 por ciento de la cosecha de este año con el vino que atesoran en sus bodegas.

Por lo demás, confían en que cuando se cate la nueva cosecha al menos obtenga la calificación de la anterior, que fue de muy buena según los expertos.

La vendimia se cierra con 5 millones de kilos, un 30% menos que en...
Comentarios