Sábado. 17.11.2018 |
El tiempo
Sábado. 17.11.2018
El tiempo

Una vecina de Bóveda cederá una de sus casas a familias más necesitadas

Marisa González junto a su casa en Bóveda. TOÑO PARGA
Marisa González junto a su casa en Bóveda. TOÑO PARGA

La vivienda está en la parroquia de Tuimil y su propietaria no cobrará alquiler, aunque los inquilinos deberán asumir el mantenimiento

Una vecina de la parroquia de Tuimil (Bóveda) ha decidido poner una de sus dos casas a disposición de las familias más necesitadas para que puedan residir en ella. La propietaria de la vivienda afirma que no habrá que pagar alquiler, aunque los futuros inquilinos tendrán que asumir todo el mantenimiento de la casa, tanto posibles reformas como pago de facturas.

La mujer, Marisa González, vive en otra casa del lugar muy cercana a la que quiere prestar a los necesitados. Afirma que el inmueble en cuestión se encuentra en condiciones de ser habitado, pero es preciso limpiar y llevar a cabo algunos arreglos.

Lo único imprescindible, dice, es ponerse en contacto con ella a través del número de teléfono 982.04.40.10. Marisa González pondrá una serie de condiciones y, si los posibles inquilinos las aceptan, acudirá a un notario para proceder a la cesión de la vivienda.

Esta vecina de Tuimil precisa que ella misma vivió en la casa "hasta hace unos dos años". Desde entonces, el inmueble permanece cerrado. Marisa dio de baja la luz, pero continúa asumiendo costes relacionados con la propiedad. "Para tenerla cerrada y seguir pagando es mejor que la utilice alguien que la necesite, puesto que yo tengo otro buen lugar donde vivir", indica.

El objetivo es darle utilidad a una casa restaurada por el marido de Marisa. "Se estudiarían las posibilidades que tuviéramos, pero queremos que en ella viva alguien que resida en algún sitio en malas condiciones o que, directamente, no disponga de un techo bajo el que vivir", dice.

CARACTERÍSTICAS. La vivienda consiste en una construcción antigua de piedra que está prácticamente equipada en su totalidad. Dispone de agua, una cocina de leña y otra eléctrica, aunque no hay instalado un sistema de calefacción, todo funciona con electricidad. En el interior hay disponibles dos estufas eléctricas.

En lo referente a los compartimentos, la casa posee tres habitaciones dormitorio, pero podrían habilitarse otras dos. Además, tiene dos cuartos de baño, un trastero y un almacén.

Marisa González tomó esta particular determinación hace poco tiempo y todavía no ha recibido llamadas interesándose por la situación. «Empezamos a hacer circular la noticia hace solo unos días, por lo que la casa ya está disponible», asegura la propietaria de una vivienda que abrirá sus puertas a los más necesitados en Tuimil.

Una vecina de Bóveda cederá una de sus casas a familias más...
Comentarios