Una unión para hacer fuerza en Chantada desde 1989

La asociación de empresarios de Chantada se mantiene con unos 170 afiliados con el fin de competir mejor frente a las grandes superficies
De izquierda a derecha; Iñaki Castiñeira, Germán Failde, Marcos Anache y Ramiro Fernández. MIGUEL PIÑEIRO
photo_camera De izquierda a derecha; Iñaki Castiñeira, Germán Failde, Marcos Anache y Ramiro Fernández. MIGUEL PIÑEIRO

En 1989 comenzaron a redactarse los estatutos, pero en realidad la actividad del colectivo no se puso en marcha hasta unos años más tarde, entrada ya la década que despidió tanto el pasado milenio como el siglo XX. Fueron los inicios de la asociación de empresarios y el Centro Comercial Aberto (CCA) de Chantada, cuando hubo que hacer una importante labor pedagógica entre los comercios de proximidad, convencerlos de que el futuro pasaba por unirse y no por competir entre ellos.

"No había de aquellas demasiada cultura de asociacionismo, pero era necesario hacer fuerza desde todos los extremos. Conseguimos reunir a un grupo de amigos para formar una directiva y empezamos con 130 socios", recuerda Ramiro Fernández, el primer presidente.

Él tenía una empresa de construcción en Chantada, pero en aquella directiva que puso los cimientos del tejido asociativo local había representación de casi todos los sectores. "Se intentó meter a todo el mundo en el mismo saco, porque había mucha diversidad, aunque es cierto que se dedicaba más espacio y tiempo a la sección comercial, al ser mayoritaria", cuenta Germán Failde, durante mucho tiempo uno de los responsables de una fábrica familiar de ropa de punto y que ahora trabaja en una gestoría. Primero acompañó a Ramiro Fernández en la directiva y más tarde asumió el cargo de presidente.

No había mucha cultura de asociacionismo cuando empezamos, pero era necesario hacer fuerza", dice Ramiro Fernández, primer presidente  de la asociación 

En la actualidad, al frente del grupo de dirigentes está Iñaki Castiñeira, Ceo de la empresa de instalación y comercialización de fibra óptica A Túa Xanela. El nuevo presidente y varios de sus antecesores analizan el pasado, el presente y el futuro de una entidad que sobrevive a tiempos convulsos, de competencia con grandes superficies, compras por internet a precios bajos, crisis económicas y hasta una pandemia global que puso una afilada espada de Damocles sobre el sector.

Trayectoria

Castiñeira sitúa en alrededor de 170 los socios que hoy tiene el colectivo. "Es una de las cifras más altas. Tenía sobre 150 cuando llegamos. El 80% son comercios y bares", indica el actual presidente de la asociación de empresarios y el CCA.

Iñaki Castiñeira juega con el optimismo propio del comienzo de una nueva etapa. Hace dos semanas, la asociación recuperó tras varios años su cena anual, a la que acudieron unas 120 personas. "Me gustó que hubiese tanta gente. En general, percibo consciencia de la necesidad de estar unidos. Es un cambio de perspectiva. Los propietarios de negocios notan que asociarse les puede ayudar", considera Castiñeira.

En los comienzos se intentó meter a todo el mundo en el mismo saco, aunque la sección comercial era mayoritaria", recuerda el expresidente y directivo Germán Failde

Sus antecesores que participan en este reportaje estuvieron presentes en la cena. Incluso hubo un homenaje a Ramiro Fernández y el resto de integrantes de aquella primera directiva. Todos coinciden en el éxito de la convocatoria. "Nos tenemos que quitar el sombrero con Verónica Gayoso, que ha sido clave para que la cena saliese tan bien", apunta Marcos Anache, otro expresidente, en referencia a la anterior gerente del CCA, ahora una directiva más.

Anache es dentista, profesión que puede parecer poco común para alguien que preside un colectivo formado en un porcentaje muy elevado por comerciantes y hosteleros. "En mi época, cuando llegaba a las reuniones de la Federación de Comercio se quedaban muy sorprendidos, pero yo siempre he pensado que cualquier cosa que se haga por Chantada nos beneficia a todos, porque todos vivimos del pueblo", afirma.

Sorprendía que al ser dentista fuese el presidente, pero siempre he pensado que cualquier cosa que se haga por Chantada nos beneficia a todos, afirma Anache

Es la famosa cadena del pequeño comercio. Si al que tiene una tienda le va bien, será más fácil que pueda consumir en el bar de enfrente o recurrir al especialista que tiene la consulta al lado. Esta filosofía busca que todos ganen y se beneficien de la actividad comercial. Si uno de los eslabones falla, el resto se resentirá.

"Creo que la gente ahora está muy concienciada con eso y veo buena salud en la asociación. Cada vez hay más gente que ha formado parte de ella en algún momento", concluye Anache, quien, eso sí, añade como materia pendiente "conseguir que vaya más gente a las asambleas". No tardan en asentir el resto. "Lo más importante es que rente ser asociado (cuesta diez euros al mes o 30 el trimestre). Falta formación en aspectos tan de actualidad como redes sociales o dotar de imagen a un negocio. En ese sentido, estamos trabajando en un calendario", avanza Castiñeira.

Las comunicaciones son otra obsesión para el nuevo presidente. "Podemos levantar seis naves en el polígono industrial, que si no tenemos infraestructuras buenas que nos comuniquen, no salimos al mercado. Supone un gran perjuicio económico", destaca. También en ese sentido valora Castiñeira el papel de la asociación. "Haces fuerza, porque no es lo mismo llamar a una institución para reivindicar, por ejemplo, el arreglo de la N-540 por individual que hacerlo en nombre de todo un colectivo", subraya.

Podemos levantar seis naves en el polígono, que sin buenas comunicaciones no salimos al mercado", reivindica el actual presidente, Iñaki Castiñeira

Lista amplia

Para ser una asociación relativamente joven, treintañera, ya cuenta con un buen número de vecinos que durante más o menos tiempo asumieron la presidencia. Algunos fueron interinos, otros permanecieron un mandato completo (duran cuatro años), los hay que no lo acabaron y en varios casos tuvieron que prolongarlo al no aparecer sucesor.

Ese fue el caso del presidente anterior a Iñaki Castiñeira, Néstor Quiroga. Junto a él estuvo en la directiva Eduardo Rogina, a su vez presidente entre 2012 y 2016. "Los pequeños tenemos que luchar contra las grandes superficies y la única manera es con un tejido de unión", asevera este propietario de una tienda de informática, electrónica y videojuegos.

Rogina vivió la pandemia desde la directiva, pero antes lidió como presidente con uno de los peores momentos de la crisis originada en 2008. "Recuerdo que tuvimos un gran problema económico, porque todas las subvenciones anuales se cobran, como muy tarde, el 31 de diciembre y en una ocasión, aquí no llegaron hasta febrero del año siguiente", rememora. Aquella situación tan compleja suponía que la gente "se cortaba más a la hora de hacerse socia".

Las ayudas están enfocadas única y exclusivamente en el comercio, hay sectores poco representados", reclama el expresidente Eduardo Rogina

Rogina echa de menos más ayudas de las administraciones para ámbitos como el de los grandes talleres de coches o las fotovoltaicas. "Las subvenciones están enfocadas única y exclusivamente al comercio. Hay campos que a la hora de obtener ayudas están muy poco representados", concluye.

Primeras campañas

Comprar en un negocio asociado de la villa del río Asma implica llevarse el artículo adquirido en una bolsa de papel con el eslogan 'Eu merco en Chantada'. La cuna de esta campaña estuvo en los primeros años del colectivo, cuando era necesario atraer a los vecinos a las tiendas más cercanas. Así nació, como recuerdan Ramiro Fernández y Germán Failde, el 'Merca na túa Vila'. "Promovimos un despliegue considerable de medios, con muchos premios y concursos para fomentar el comercio", relatan.

De las épocas iniciales, Fernández y Failde destacan diversos estudios promovidos por la asociación de empresarios para la creación de empresas, como una fábrica de abono o de biomasa forestal. Cuentan que uno de ellos, de una fábrica de vidrio (Vidronor), llegó a fructificar, pero no tuvo una gran continuidad.

Comentarios