viernes. 28.02.2020 |
El tiempo
viernes. 28.02.2020
El tiempo

Tomé y Ovisa inician la cuenta atrás para las obras en la Rúa Cardenal

Tomé se reunió con responsables de la obra. EP
Tomé se reunió con responsables de la obra. EP
Está previsto que la renovación de la calle monfortina dé comienzo la próxima semana

La cuenta atrás para el comienzo de las actuaciones en la Rúa Cardenal ha comenzado. El alcalde de Monforte, José Tomé Roca, se reunió este lunes con miembros de Ovisa, la empresa adjudicataria, y con el director de la obra en el tramo peatonal de la calle, donde se llevarán a cabo las acciones. El objetivo era ver muestras de la piedra que conformará el futuro pavimento y elaborar el acta de replanteo, que el regidor firmará el próximo lunes.

Este procedimiento es imprescindible para dar luz verde al comienzo de las obras. Si las condiciones atmosféricas son favorables los trabajos empezarán a mediados de la semana que viene, con la previsión de que se ejecuten en 56 días, antes del 11 y el 12 de abril, cuando se celebrará en Monforte la Feira Medieval.

Para entonces, Ovisa tendrá que haber terminado una acción destinada a la reforma integral de la Rúa Cardenal, una calle que ha dado problemas prácticamente desde su realización a mediados de los años 90. Las losas mal colocadas y los desniveles fueron causa de numerosas caídas de vecinos.

EL PROYECTO. El primer paso será levantar todas las losas de granito -unas 5.000- entre la Praza de España y la Avenida de Galicia. La idea es aprovechar aquellas que se encuentren en buen estado, que según lo estimado son la mitad.

También se levantarán los adoquines que rodean los árboles, así como la tierra que hay debajo de estos. El objetivo de esta acción es nivelar las zonas y corregir las raíces secundarias que estén muy altas y dificulten la instalación del nuevo pavimento.

Las obras obligarán igualmente a desmontar la luminaria y el mobiliario urbano, que será recolocado una vez finalicen las actuaciones. Asimismo, se levantarán la franja central de canalización de aguas pluviales y el bordillo de piedra de acceso a la avenida de Galicia.

Las nuevas losas tendrán un grosor de doce centímetros y se instalarán sobre un firme de hormigón. Entre cada una de ellas se dejará una separación de tres milímetros pensando en un espacio de dilatación por el calor que impida choques o rupturas.

Una vez instalado el pavimento se procederá a su limpieza y al uso de arena para armonizar los colores de la piedra reutilizada y los de la recién colocada. El plan incluye, por último, la instauración de zanjas entubadas para diferentes usos con el fin de que en un futuro pueda instalarse cableado eléctrico, telefónico o de internet sin tener que levantar la calle.

Tomé y Ovisa inician la cuenta atrás para las obras en la Rúa Cardenal
Comentarios