sábado. 19.10.2019 |
El tiempo
sábado. 19.10.2019
El tiempo

Monforte: Tomé echa la caña en un río muy revuelto

El puente medieval de Monforte. ARCHIVO
El puente medieval de Monforte. ARCHIVO

El PSOE sueña con la mayoría absoluta tras un mandato en el que PP y BNG sufrieron agudas crisis internas

Se muestran cautos. Quizá sea por la consciencia de que en política cualquier escenario puede dar un giro de 180 grados en cuestión de muy poco tiempo. Sin embargo, a José Tomé Roca y a su equipo se les ve más que confiados en que estas elecciones pueden ser las que otorguen al PSOE la mayoría absoluta en Monforte.

En favor del actual alcalde, que ha gobernado los últimos cuatro años en minoría, juega la propia inercia de su partido -que por primera vez en décadas consiguió superar en votantes al PP en unas generales en Monforte- y las crisis internas vividas en las dos fuerzas principales de la oposición: la inestabilidad se apoderó del BNG y de los populares.

Los nacionalistas, que gobernaron en la considerada capital de la Ribeira Sacra durante doce años, sufrieron una escisión en mitad del mandato. Cuatro de sus cinco ediles, incluida la anterior candidata, Pilar López, se marcharon al grupo de no adscritos por discrepancias con la dirección.

Una de las incógnitas del 26-M en Monforte es saber cómo se repartirán los votos que cayeron a favor del BNG en 2015. Esas son las primeras aguas turbulentas en las que Tomé podría echar el anzuelo. Las segundas son las del PP.

Lo vivido en los últimos meses en la formación conservadora casi da para una temporada de Juego de Tronos. La dirección provincial del partido eligió a Roberto Eireos, conocido hostelero de Monforte y concejal en Pantón, como cabeza de lista. El movimiento no sentó nada bien a su anterior candidata y portavoz en el pleno, Julia Rodríguez, que no puso fácil su relevo.

Ante el revuelo, Eireos dijo adiós y al frente de la crisis quedó una junta gestora que se decantó por Miguel González Lemos, a quien presentó Alberto Núñez Feijóo. A los pocos días de recibir la bendición del presidente de la Xunta, Lemos dio marcha atrás y renunció a ser el alcaldable. Su testigo lo recogió la joven Katherinie Varela, quien en principio tenía reservado un segundo puesto que, por cierto, ocupa ahora Roberto Eireos.

Mientras el PP se lame sus heridas y Emilio Sánchez, cabeza de lista del BNG, centró sus esfuerzos en renovar la candidatura y ver la luz más allá de la conocida por muchos como La era Severino Rodríguez, Tomé se dedicó a intentar equivocarse lo menos posible.

En su acción de gobierno han destacado las numerosas obras, que le costaron el mote de rey del asfalto de parte de sus detractores. Estos le acusan también de no tener en cuenta a la oposición a pesar de estar en minoría.

Entre esas voces críticas está la de Maribel García, la única rival de Tomé que repite respecto a 2015. La enfermera, muy activa contra los recortes en la sanidad, encabeza otra vez la candidatura de Esperta Monforte. La gran novedad es la presencia de Ciudadanos. La formación naranja irrumpe de la mano de Mercedes Marcos.

El puente viejo: un futuro peatonal
El puente medieval de Monforte que atraviesa el río Cabe en el centro de la ciudad tienen todas las papeletas de convertirse en peatonal más pronto que tarde. Así se recoge en el programa de los principales partidos que concurren a estas elecciones, al considerar que es necesario protegerlo eliminando el tráfico rodado. Como alternativa, algunos hablan de cambiar el viaducto peatonal que hay a la altura del malecón y convertirlo en apto para el tráfico de coches.

Monforte: Tomé echa la caña en un río muy revuelto