Sober recuerda al guardia civil fallecido Jaime Pérez Fortes

El hombre perdió la vida en un accidente de avión durante una misión humanitaria en Kosovo y habría cumplido en esta época 50 años
Al homenaje se sumaron agentes de la Guardia Civil, familia de Jaime Pérez y autoridades políticas. MIGUEL PIÑEIRO
photo_camera Al homenaje se sumaron agentes de la Guardia Civil, familia de Jaime Pérez y autoridades políticas. MIGUEL PIÑEIRO

Sober recordó en la mañana de este sábado la figura de Jaime Pérez Fortes, un agente de la Guardia Civil fallecido en un accidente de avión en 1999, durante una misión humanitaria en Kosovo. Al acto acudió numerosa familia del homenajeado, entre los que se encontraban sus padres, Antonio Pérez Martínez y Elena Fortes Álvarez, residentes todavía en Sober, descubrieron un monolito ubicado en la plaza donde se levanta el cuartel local de la Benemérita.

El alcalde, Luis Fernández Guitián, abrió un tributo al que se sumó la subdelegada del Gobierno en Lugo, Isabel Rodríguez. Tras la intervención del regidor, Juan Lagaredes, primo de Jaime, leyó un poema escrito por él mismo en memoria de su familiar.

Los padres de Jaime, junto al alcade de Sober (izquierda). MIGUEL PIÑEIRO
Los padres de Jaime, junto al alcade de Sober (izquierda). MIGUEL PIÑEIRO

El momento más emotivo se guardó para el final. El monolito estaba tapado por una bandera de España, que Antonio y Elena apartaron para dejar visibles las palabras en honor a su hijo, que tenía solo 28 años cuando sufrió el accidente que le costó la vida. Jaime está enterrado en el cementerio de la parroquia soberesa de Proendos.

Antonio Pérez y Elena Fortes descubren el monolito en honor a su hijo. MIGUEL PIÑEIRO
Antonio Pérez y Elena Fortes descubren el monolito en honor a su hijo. MIGUEL PIÑEIRO

"Estamos moi emocionados e agradecidos, porque foi un acto moi bonito feito na mellor compañía", subrayó Antonio Pérez. Su mujer, Elena Fortes, recuerda a Jaime como un joven "simpático e moi vocacional, con moitas gañas de ir a Kosovo para axudar e vivir unha grande experiencia".

LA HISTORIA. Era noviembre de 1999. Jaime Pérez viajaba en un avión del Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la ONU en el que volaban 21 pasajeros y tres miembros de la tripulación. Despegó pasados cinco minutos de las nueve de la mañana de Roma y se dirigía a Pristina, la capital de Kosovo.

Dos horas después de iniciar la marcha, el aparato desapareció del control de los radares. Fue al poco de abandonar el espacio aéreo de Macedonia y entrar en el de Kosovo. El avión se estrelló en una región montañosa del norte de Kosovo. De hecho, la causa oficial del siniestro fue un choque contra una montaña, aunque nunca se llegaron a esclarecer del todo los motivos. Algunos medios como El País publicaron entonces, citando a fuentes del PMA, que la caída fue sobre un campo de minas, lo que dificultó mucho el acceso al punto exacto.

La subdelegada del Gobierno saluda al padre de Jaime Pérez. MIGUEL PIÑEIRO
La subdelegada del Gobierno saluda al padre de Jaime Pérez. MIGUEL PIÑEIRO

El avión era un turbohélice ATR 42 de la compañía italiana Sifly que cubría diariamente el trayecto entre Roma y Pristina para trasladar a Kosovo, entonces provincia serbia azotada por la guerra, a personal de la ONU, representantes de grupos humanitarios y periodistas. Además de Jaime Pérez, murieron en el accidente otros dos españoles, el inspector jefe de policía Miguel Martínez Vázquez y el agente José María Martínez de Rituerto.

Comentarios