viernes. 07.08.2020 |
El tiempo
viernes. 07.08.2020
El tiempo

Sober se queda sin celebrar la Feira da Rosca en agosto

Degustación de la Feira da Rosca de 2018. ARCHIVO
Degustación de la Feira da Rosca de 2018. ARCHIVO
La situación sanitaria actual impedirá la degustación gratuita y la celebración de actos, pero sí habrá rosqueiros en la feria del día 12

La tradicional Feira da Rosca de Sober también se verá afectada por el Covid-19. Este año no habrá la cita soberina como tal, sino que se mantiene la feria del 12 de agosto con los puestos de venta ambulante, entre los que muy probablemente estarán los tres rosqueiros de la localidad, pero no habrá degustación gratuita, ni actos musicales, ni túnel del vino debido a la situación sanitaria actual.

"O que vamos facer é dar permiso aos rosqueiros para que poñan o posto como uns vendedores ambulantes máis. Pero non haberá actuacions musicais, nin nada adicional", según explica el alcalde de Sober, Luis Fernández Guitián. La degustación se convierte habitualmente en uno de los actos que reúne a un mayor número de personas en la Praza do Concello, por lo que realizarlo con la situación actual de los rebrotes sanitarios se hace complicado.

La Feira da Rosca celebraría en esta edición el cuarto de siglo, puesto que la primera exaltación de este producto típico soberino se festejó en 1995 y desde entonces no ha parado de crecer en cuanto a número de puestos, a pesar de que actualmente son tres los rosqueiros y rosqueira que cuecen el postre según la receta tradicional. Moncho de Millán, Teresa Bulso y Óscar Fernández son los que mantienen la tradición. ¿El secreto? Harina, huevos, azúcar, levadura, un poco de colorante y una pizca de sal. Toda la mezcla se mete al horno y el resultado es una rosca sabrosa que suele acompañarse con queso.

Óscar Fernández lleva 20 años elaborando roscas, junto a su mujer, ambos de Millán. Suelen cocer de media "cen pezas o sábado" y las reparten durante toda la semana. Eso sí, un día normal de feria pueden llegar a hacer 500 roscas, aunque asegura Fernández "o ano pasado non sabemos cantas se chegaron a facer". Este año prevén, al menos, poder tener el puesto el día 12.

Teresa Bulso es la única rosqueira que no es nativa de Sober, sino de Quiroga, y comenzó a cocer la rosca hace unos años de "manera autodidacta". Desde entonces, participa en la celebración de la feria que, en esta ocasión, será bastante diferente.

Sober se queda sin celebrar la Feira da Rosca en agosto
Comentarios