Miércoles. 24.04.2019 |
El tiempo
Miércoles. 24.04.2019
El tiempo

Un siglo de lucha y sabiduría

Una familiar de Manuela Carballo, asentada en Monforte, recoge un libro ante la mirada del centenario Alfonso Llano. TOÑO PARGA
Una familiar de Manuela Carballo, asentada en Monforte, recoge un libro ante la mirada del centenario Alfonso Llano. TOÑO PARGA

Un libro de Manuel Patinha recoge testimonios, anécdotas y fotos de cien centenarios gallegos. Entre ellos hay nueve vecinos de distintos municipios de la Ribeira Sacra

Alfonso Llano González, Nemesia Fernández Rodríguez, María Eva Vila González, María Fernández Rodríguez, Milagros Losada Fernández, Lola González Díaz, Joaquín Díaz Álvarez, Purificación Díaz Páramo y Manuela Carballo Vázquez son los centenarios de la Ribeira Sacra que forman parte de la publicación "Cen X 100" de Manuel Patinha, que acaba de editar la Xunta de Galicia y la asociación cultural ASCM. El libro es una especie de homenaje a los mayores, a su sabiduría, a su fortaleza y capacidad de lucha, pero también es una forma de reivindicar Galicia y su forma de vida.

Ayer la obra se presentó en Sober, uno de los municipios gallegos en los que más centenarios residen. Allí estaba el propio Alfonso Llano, que cumplió el siglo de vida el pasado 10 de enero y que todavía toca el acordeón. Aprendió a manejar el instrumento a los 15, lo dejó un poco de lado para atender a su trabajo y criar a sus hijos y lo recuperó en cuanto se jubiló.

También de Sober es Lola González que a punto de cumplir los 105 años hace referencia en el libro a su mayor pasión: jugar a las cartas.

La soberesa Purificación Díaz disfruta de sus nietos y de su familia y Manuela Carballo, natural de A Pobra do Brollón y residente en Monforte, recuerda en la publicación los esfuerzos que tuvo que hacer para sacar adelante una familia numerosa.

Las páginas también hacen referencia a Milagros Losada, vecina de Escairón y procedente de una familia en la que eran la friolera de 32 hermanos y de los que ninguno murió antes de los 90. En Pontedeume los autores del libro también entrevistaron a María Eva Vila, que nació en Quiroga y vivió en Santiago, Ourense y Lugo.

La obra  guarda un espacio para la incombustible pantonesa Nemesia Fernández y rinde un cariñoso homenaje a otra pantonesa, María Fernández Rodríguez, y Joaquín Díaz Álvarez, de Monforte más conocido como Moreno.

Un siglo de lucha y sabiduría
Comentarios