viernes. 20.05.2022 |
El tiempo
viernes. 20.05.2022
El tiempo

El sabor del vino en bodegas centenarias

Unos participantes bailan al son de la gaita. L.A.R.
Unos participantes bailan al son de la gaita. L.A.R.
Cientos de personas llenaron el entorno en el que se celebró la feria de Vilachá, un conjunto etnográfico único ► Los participantes prefirieron los caldos cosecheros a los que presentaron ocho bodegas profesionales de Ribeira Sacra

Aquellos que nunca hayan estado en Vilachá de Salvadur, en A Pobra do Brollón, deben imaginarse una gran arboleda con robles y castaños, pequeños riachuelos que entretejen este espacio y una decena de bodegas levantadas hace cientos de años con la técnica de la piedra seca y cubiertas con pizarra. Así es el entorno y el lugar que todos los años acoge una feria del vino en la que los visitantes quieren probar los caldos que elaboran los vecinos de la zona para consumo propio, el llamado vino cosechero.

La aglomeración de público fue total, pues por momentos resultaba casi imposible moverse por los estrechos caminos empedrados que hay entre las bodegas, algo a lo que contribuyó la animación musical a cargo de varios grupos de gaitas.

Por lo que respecta a las construcciones centenarias, estas fueron el objeto del deseo, junto a los vinos que se servían, de la práctica totalidad de los visitantes . Y es que a pesar de que sean para autoconsumo, sin amparo de Ribeira Sacra, se producen con uvas de viñedos orientados hacia el Cañón del Sil, al lado de los de Amandi. Ello implica que sean "vinos únicos", destacó tanto un cosechero como un improvisado catador .

U grupos de amigos bebiendo en las bodegas. L.A.R.
U grupos de amigos bebiendo en las bodegas. L.A.R.

Los que quedaron un poco al margen fueron las casetas montadas para ocho productores adscritos a la denominación de origen Ribeira Sacra, que acudieron invitados por primera vez en los 29 años de historia que ya ha cumplido este encuentro.

El alcalde de A Pobra do Brollón, el nacionalista José Luis Maceda Vilariño, se mostró muy satisfecho por los resultados de esta feria, sobre todo por la gran afluencia de público y el ambiente festivo que, dijo, "xa comenzou o sábado pola tarde e seguiu durante a xornada de onte".

También hubo una cata y a la vez concurso de los vinos de los cosecheros, acto que corrió a cargo de los especialistas Juanjo Figueroa e Isabel Lozano.

Iinterior de una bodega. L.A.R.
Iinterior de una bodega. L.A.R.

El festejo se cerró con cantos de taberna, música folk y una batukada, prolongándose hasta bien entrada la noche gracias, también, a las altas temperaturas que se registraron en todos los puntos de la Ribeira Sacra.

CONJUNTO ETNOGRÁFICO. La cita se celebra en un conjunto etnográfico formado por una decena de bodegas centenarias. Son unas construcciones catalogadas como típicas de la arquitectura rural elaboradas con piedra granítica, uniéndose unas con otras e integrándose en el paisaje.

Los historiadores atribuyen a las bodegas de Vilachá un origen monástico y han llegado a indicar que pudieron haber pertenecido al monasterio ourensano de Montederramo, uno de los más relevantes de la Ribeira Sacra.

El caso es que su utilidad ha servido para que no les ocurriese lo mismo que a otras edificaciones típicas del medio rural gallego, que con el paso del tiempo acabaron desmanteladas o arruinadas.

En Vilachá, por el contrario, tuvieron la suerte de que especialistas en la conservación del patrimonio se fijasen en ellas antes de que comenzase un proceso de colapso irreversible y se procediese a su restauración gracias a subvenciones dispuestas años atrás por parte de la Xunta de Galicia.

El sabor del vino en bodegas centenarias
Comentarios