Roban joyas en una casa de Chantada, a la que accedieron por una ventana

Los propietarios de la vivienda alertan de que no es bueno contar planes de viaje en redes sociales
ventana
photo_camera Ventana por la que accedieron al interior de la casa. EP

Una casa situada en la parroquia chantadesa de Arcos fue desvalijada por intrusos el pasado fin de semana. La pareja que reside en la vivienda (un hombre y una mujer jóvenes, de unos 20 años de edad) se marchó el viernes para pasar unos días fuera y al llegar el domingo por la noche se encontraron con todo el interior revuelto, los cajones en el suelo y una ventana de la cocina rota.

Dijeron que echan en falta joyas y una escopeta de caza, además de munición de esta. Ya han puesto denuncia en el cuartel de la Guardia Civil de Chantada.

Tras el robo, la joven afectada realizó un comentario, que no fue otra que le gustaría "invitar a la reflexión, porque al pasar el fin de semana fuera publicamos muchos detalles del viaje en Instagram y creo que eso pudo llevar a los ladrones a ir a por nuestra casa, al saber que no había nadie en ella. Hay que tener cuidado con las redes sociales y el contenido que ponemos".

La pareja cree que la intrusión pudo producirse el viernes por la noche, pues un vecino les dijo que entonces vio luces encendidas en el interior de la casa. A esa hora, supuestamente, no tendría que haber nadie, pues los residentes se habían marchado unas horas antes. Lo que no se escucharon fueron ruidos ni tampoco se detectaron movimientos sospechosos, por lo que nadie se dio cuenta del robo hasta que la pareja regresó el domingo de pasar el fin de semana.

El desorden reinaba en la casa, que los ladrones pusieron patas arriba en busca de un supuesto y gran botín. Numerosa ropa estaba por el suelo, aunque la entrada principal no presentaba signos de haber sido forzada. Los residentes consideran que lo más probable es que los intrusos entrasen por una doble ventana de la cocina, pues una de las ventanas tenía el cristal roto y la otra estaba atrancada. 

En una mesa de la cocina, la pareja encontró una botella de vino. Están convencidos de que ellos no la dejaron allí, por lo que creen que los ladrones se la olvidaron tras usarla para reventar el cristal y entrar .Esa es una de las pistas que siguen los agentes de la Guardia Civil del cuartel chantadés.