Reptiles y arañas, a estudio en A Pinguela

El instituto monfortino acogió un taller donde los alumnos pudieron hasta tocar estos animales y entender por qué no deben ser mascotas
Dos estudiantes con una pitón albina. IES A PINGUELA
photo_camera Dos estudiantes con una pitón albina. IES A PINGUELA

Serpientes, camaleones, lagartos, tortugas o arañas fueron protagonistas, junto a los niños, de un taller organizado por el instituto monfortino A Pinguela para concienciar sobre la importancia de no adquirir estos animales como mascotas. Lo impartió el mallorquín Álex Soriano, uno de los responsables del núcleo zoológico Aula de Reptiles.

Esta entidad viaja por España impartiendo charlas a los centros educativos. Junto a ellos acuden varios ejemplares de estos animales exóticos, siempre atractivos y que causan un gran impacto entre los niños. A Pinguela eligió a los alumnos de primero de Eso para acudir a la interesante charla.

"Os nenos saíron abraiados e encantados coa experiencia. Todos os animais teñen o seu encanto e estes son especialmente visuais para eles", subrayó el director, Enrique Sampil, quien espera que la experiencia sirva para incrementar "o seu amor pola natureza".

Este diario intentó este lunes contactar con Aula de Reptiles para profundizar más en estas cuestiones, pero no fue posible. Sobre ellos, Sampil comentó que los animales que poseen "naceron en cautividade", pero destacó que a lo largo de su trayectoria se han encontrado un importante número de estos ejemplares abandonados. "En Mallorca, Álex ten atopado moitas tartarugas", indicó el docente.

Álex Soriano muestra un lagarto. IES A PINGUELA
Álex Soriano muestra un lagarto. IES A PINGUELA

LA ACTIVIDAD. La Pitón Molurus Albina, una imponente serpiente que puede llegar a pesar 20 kilos aunque no adquiera un gran tamaño, fue la gran estrella. Los niños se atrevieron hasta a dejarla acomodarse alrededor del cuello.

También fueron alumnos de A Pinguela por un día la considerada tortuga de agua dulce más grande del mundo (Macroclemys temminckii), una tortuga de tierra africana (Geochelone Sulcata, la cuarta de mayor tamaño del planeta), un lagarto (Pogona Vitticeps, de apariencia agresiva pero muy dócil), la inofensiva falsa coral (una serpiente cuyo nombre científico es Lampropeltis T. Sinaloae), una tarántula y un camaleón del tipo Calyptratus.

Sobre estas líneas, dos estudiantes con la inmensa pitón albina. A la derecha, Álex Soriano muestra un lagarto (arriba) y dos alumnos con la falsa coral y la tarántula.

Bajo la supervisión de Álex Soriano, los estudiantes tuvieron la posibilidad de tocarlos y comprobar cómo es su piel, su textura, si son escamosos o lisos, duros o blandos, si el cuerpo es rígido o cómo retuercen la columna vertebral al desplazarse. Igualmente aprendieron, por ejemplo, a distinguir un lagarto de una serpiente solo por las escamas.

Pero lo más importante, y así lo valoró Enrique Sampil, fue la concienciación acerca de que no son animales para tener en casa, como más gente de lo que pueda pensarse considera. "Supón un alto risco para eles e para o medio ambiente ao non atoparse no seu hábitat natural. Se se escapan ou son abandonados poden xerar enormes problemas", señala.

Comentarios