Mordiscos de historia

Pasado glorioso, La Fraternal cumple 125 años

La semilla de la sociedad monfortina se puede remontar a marzo de 1898
Instalaciones de la sociedad La Fraternal de Monforte de Lemos. A.A.
photo_camera Instalaciones de la sociedad La Fraternal de Monforte de Lemos. A.A.

La semilla de La Fraternal se puede remontar a marzo de 1898, fecha en la que, según noticia publicada en el diario La Correspondencia Gallega, un grupo de entusiastas obreros y empleados de la estación de ferrocarril de Monforte planeaban organizar una sociedad de recreo, proponiendo, entre otros fines culturales, "cultivar el arte de Talía (musa del teatro), para lo cual cuentan con valiosos elementos para montar una buena sección dramática; sin perjuicio de rendir también culto a Terpsícore (musa de la danza)".

Aunque los registros del inicio de esta veterana asociación no se conservan, el encaje de fechas de la documentación que se preserva parece evidenciar que fue 1899 el año de su constitución.

De acuerdo con los libros de actas de La Fraternal de 1924, los más antiguos que se guardan, hay constancia de un acuerdo de la junta directiva de esa fecha para distinguir a los socios con 25 años de antigüedad. De aquí se deduce que los primeros miembros de la entidad recreativa consiguieron su carné de asociado en 1899, un año después del anuncio en prensa de la intención de dar vida a esa sociedad cultural y de recreo.

De acuerdo con el registro de asociaciones del gobierno civil de Lugo, La Fraternal Sociedad Obrera, adquiere carácter legal en mayo de 1909, si bien sabemos por el archivo municipal monfortino que, unos meses antes, en marzo de ese mismo año, dicha sociedad dispuso de local social en la carretera de Lalín, actual calle Calvo Sotelo, según los datos recopilados por el veterano socio y expresidente de la sociedad, Ramón González  Álvarez (Ramón del Agua). 

Reglamento de La Fraternal. A.A.
Reglamento de La Fraternal. A.A.

Casiano Teijeira fue el primer presidente formal y, con el correr de los años, la asociación pasó en 1946 a ocupar un inmueble frente al antiguo cuartel de la Guardia Civil, en la actual Rúa Concepción Arenal, donde se mantiene desde entonces.

Finalizada la Guerra Civil, La Fraternal deja de ser ‘Sociedad Obrera’ para convertirse en ‘Sociedad Artística y Cultural’. Por oficio de 10 de mayo de 1941 dirigido al alcalde de Monforte, el Gobernador Civil de Lugo autoriza el funcionamiento de la sociedad "…con arreglo a lo dispuesto en el artículo 7 del reglamento de 25 de enero último, e instrucciones complementarias, pero reservándose la facultad de designar los cargos de administración y gobierno, se servirá Vd. proponerme a la mayor brevedad las personas que, perteneciendo a la misma, deban constituir su junta directiva a juicio de esa alcaldía, teniendo en cuenta sus cualidades de solvencia moral y patriótica y de plena adhesión al Movimiento Nacional".

En las cuatro décadas que van de 1940 a 1980 la sociedad emblema del barrio de A Estación fue un referente social y tuvo, en el terreno del ocio y la cultura, una pujante actividad. Los actos de celebración del Carnaval y Navidad, junto con los bailes-asalto de los jueves, las representaciones teatrales, conferencias, exposiciones y festivales musicales solían ser citas ineludibles para buena parte del vecindario. 

Tarjeta de un baile de máscaras de La Fraternal del año 1930. A.A.
Tarjeta de un baile de máscaras de La Fraternal del año 1930. A.A.

Con la inauguración en el año 1950 de la ampliación del edificio social, con un piso en altura que se dedicó a salón de baile y de actos, la entidad, presidida por el ferroviario José Fernández Pereiro, inició la que se podría denominar década dorada. Los asociados rondaban el millar y La Fraternal era un verdadero foco de dinamización cultural del populoso barrio de A Estación de Monforte de Lemos.