Objetivo: recuperar todo en O Courel

Avanzan los trabajos de aprovechamiento de madera para salvar su valor y de dispersión de hierba seca para evitar la erosión del terreno y el arrastre de ceniza acumulada a los ríos tras el devastador incendio ocurrido el pasado julio
undefined
photo_camera Trabajos de aprovechamiento de madera en A Pobra do Brollón. CARLOS CASTRO

Han pasado ya más de dos meses, pero en O Courel siguen lamiéndose las fuertes heridas provocadas por los devastadores incendios forestales del pasado mes de julio, que calcinaron más de 11.000 hectáreas, según los datos transmitidos entonces por la Consellería do Medio Rural de la Xunta.

En las diferentes zonas afectadas por el fuego se realizan estas semanas diversos trabajos de aprovechamiento de madera con el fin de salvar su valor. También es frecuente ver al pasar por la comarca cómo se extiende hierba seca, con el objetivo de evitar la erosión del terreno y que la ceniza acumulada termine en los ríos.

undefined
Trabajos de aprovechamiento de madera en A Pobra do Brollón. CARLOS CASTRO         

Esta segunda acción se conoce con el nombre de 'mulching' y afecta a una de las situaciones que más preocupa a los vecinos, quienes temen que la ceniza arrastrada pueda llegar a los hogares con la llegada de las lluvias en otoño. La paja se coloca en diversos puntos, especialmente en las vaguadas y terrenos de la red de drenaje de las pistas.

Suministro. Muchas redes de abastecimiento de agua también quedaron dañadas por los incendios. La Xunta ya ha puesto en marcha varias iniciativas para repararlas y ponerlas a disposición de los residentes lo antes posible.

En Folgoso do Courel, la Consellería de Infraestruturas, a través de Augas de Galicia, dio el visto bueno a una inversión de 200.000 euros. La previsión es que las obras, que fueron declaradas de emergencia, estén terminadas a principios de diciembre.

undefined
Empleo de hierba y paja en A Pobra do Brollón. CARLOS CASTRO 

La Xunta dio a conocer este sábado mismo un proyecto muy similar en Quiroga, en este caso dotado de un presupuesto de casi 140.000 euros, y que permitirá reponer la red de agua potable en la zona de captación de Leixazós y así dar servicio a los núcleos de A Ermida, San Vitorio, Pacios de Mondelo y el casco urbano del ayuntamiento, que suman 1.289 usuarios.

La conselleira de Infraestruturas, Ethel Vázquez; el delegado territorial de la Xunta en Lugo, Javier Arias; y el alcalde, Julio Álvarez, ya han firmado el convenio.

Comentarios