La nueva declaración de Ribeira Sacra pone en valor el patrimonio fluvial

El conselleiro de Cultura agradeció la participación de 30 expertos en un foro en el Parador de Santo Estevo
Foto de familia de autoridades tras la finalización de las jornadas. EP
photo_camera Foto de familia de autoridades tras la finalización de las jornadas. EP

El Parador de Santo Estevo, en el municipio ourensano de Nogueira de Ramuín, es escenario estos días de un encuentro internacional que aborda el papel del agua como modelador del paisaje, cuyo objetivo es relanzar la candidatura de Ribeira Sacra a Patrimonio de la Humanidad de la Unesco. Este martes tuvo lugar la lectura de la nueva declaración, que anima a preservar, difundir y poner en valor el patrimonio cultural vinculado al curso de los ríos, principalmente el Miño y el Sil.

Al acto acudió el conselleiro de Cultura, Educación, FP e Universidades, Román Rodríguez, quien agradeció la implicación de la treintena de expertos que participan en el evento a la hora de estudiar y difundir "un dos nosos maiores tesouros". También animó a todos los organismos implicados a seguir las recomendaciones de los profesionales para "demostrar a importancia desta paisaxe marcada pola auga para o patrimonio universal e a riqueza de Galicia".

El titular de Cultura de la Xunta subrayó que Ribeira Sacra es "unha comarca de máis de 180 quilómetros que está intimamente ligada á cultura da auga e que conta cun profundo legado patrimonial, histórico, arqueólogo e etnolóxico que traballamos para poñer en valor e protexer".

Román Rodríguez afirmó que esta labor se hace "contando co compromiso de todos os axentes para conseguir que a Ribeira Sacra sexa hoxe un territorio máis vivo, coidado e recoñecido".

En detalle

Los expertos apuntaron la necesidad de seguir promoviendo diálogos entre sectores, foros, encuentros y contribuciones científicas específicas para preservar el lagado de un paisaje "excepcional" marcado por los ríos. También llamaron a ampliar el conocimiento sobre estos sitios que combinan "biodiversidade agrícola con ecosistemas resilientes e un valioso patrimonio cultural".

La declaración insta a crear grupos de trabajo sobre los paisajes de agua, intercambiar orientaciones, casos de estudio y experiencias para logar un enfoque inclusivo, de tal forma que el papel de estos espacios llegue a la Unesco incentivando la inscripción de nuevos elementos en las listas de Patrimonio Cultural Inmaterial y en el Rexistro de Boas Prácticas.

Los expertos concluyeron que las administraciones públicas deben identificar y preparar inventarios de estas paisajes y del patrimonio vivo de los territorios.

Comentarios