Los niños siguen sin ser atendidos en Monforte

Padres y profesionales reclaman que se cree en la localidad una unidad de atención temprana municipal con el apoyo de Política Social, que sería compatible con los servicios del Sergas
Unidad de atención temprana de Friol, creada con el apoyo de Política Social. AEP
photo_camera Unidad de atención temprana de Friol, creada con el apoyo de Política Social. AEP

Dice el refrán que unos por otros y la casa sin barrer. Algo parecido es lo que pasa con los servicios de atención temprana en Monforte, donde las familias y profesionales como logopedas, fisioterapeutas, psicólogos y neuropediatras reclaman que se ponga en marcha un servicio de este tipo de carácter municipal, con cargo a las líneas de ayudas de Política Social y que funcione también "en la práctica y no solo en el papel", la unidad que el Sergas (Servicio Galego de Saúde) anunció para el hospital comarcal.

Como servicio sociosanitario, la atención temprana pública en Galicia depende de varias administraciones (las consellerías de Política Social, Sanidade y Educación, los ayuntamientos, las diputaciones y varias asociaciones). Así, en la actualidad, en la comunidad gallega hay tres tipos de unidades públicas: las de titularidad municipal, las de los hospitales y las gestionadas por la Asociación Galega de Atención Temperá (Agat) en las comarcas de O Deza, Salnés y Bergantiños.

Las tres líneas son complementarias y los pequeños pueden recibir apoyo en varias unidades de distintas líneas a la vez. El reto es poner a disposición de las familias los mayores y mejores recursos posibles en una comunidad en la que la atención temprana está en pañales. En estas aulas es posible recurrir a profesionales de distinto perfil: fisioterapeutas, psicólogos, orientadores, terapeutas, rehabilitadores...

Pero la realidad es que los niños de Monforte no tienen acceso adecuado a ninguno de estos servicios y la reclamación actual de las familias se centra en que se ponga en marcha una unidad de carácter municipal, como ya funciona, por ejemplo, en Quiroga. Desde ella se da cobertura a ocho ayuntamientos de la Ribeira Sacra (el propio Quiroga, Ribas de Sil, O Courel, Sober, Pantón, O Saviñao y A Pobra do Brollón) y está apoyada por Política Social.

Esta consellería lleva varias anualidades convocando una partida anual de fondos para que los municipios creen las unidades. El plazo de solicitud por parte de los ayuntamientos está a punto de abrirse para este 2022 y en esta ocasión la Xunta financia entre el 90% y el 100% del coste de las horas del trabajo efectivo de los profesionales y hace una aportación para los gastos corrientes de las unidades. Los ayuntamientos, por su parte, deben aportar los locales y organizar el funcionamiento del servicio.

Los ayuntamientos de Carballedo, Taboada y Chantada ya han manifestado a través de sus alcaldes la intención de solicitar una unidad conjunta, pero desde el Ayuntamiento de Monforte no se percibe esa sintonía. Y los padres están preocupados porque no quieren que se deje escapar un recurso básico para cada vez más familias.

La única condición para que un concello o un conjunto de ellos opten a las ayudas es que sumen una población superior a 10.000 habitantes. Ese es el caso de Monforte, con más de 18.000.

EL SERGAS. El alcalde monfortino, José Tomé, y su equipo de gobierno fían la atención temprana solo a la unidad que el Sergas creó en el hospital comarcal. De hecho, en varias declaraciones de los últimos días, Tomé le pidió al Sergas que la haga operativa porque carece de profesionales y es totalmente ineficaz.

El Sergas contestó al regidor que los profesionales del hospital universitario Lucus Augusti (Hula) pasan consulta cada semana en Monforte para evitar que los niños se desplacen a Lugo y que se trabaja en reforzar el servicio.

Las familias le dan la razón al alcalde en la disputa con el Sergas. Llevan años reclamando a Sanidade que dote de más personal las unidades de sus hospitales, pues hay listas de espera infinitas y los niños no cuentan con terapias en la frecuencia necesaria. Le han pedido, además, que acerque a la población un servicio que, aseguran, sigue muy precarizado.

Pero las madres también le recuerdan al alcalde que la del Sergas no es la única vía y que tiene en su mano crear ya una unidad de atención temprana municipal.

Comentarios