martes. 28.09.2021 |
El tiempo
martes. 28.09.2021
El tiempo

Menos leche, pero vacas felices

fonte
Xosé García Freire, con los animales de Casa da Fonte. TOÑO PARGA

La ganadería Casa da Fonte hace un solo ordeño al día y mejora así la calidad de vida de los animales  y de los propios granjeros ►La medida, habitual en otros países de Europa, despierta el interés de varias explotaciones de Galicia

Al ganadero Xosé García Freire le gustan los desafíos y crece con cada reto que se propone. Este ingeniero agrónomo de profesión asumió en 2011 la explotación de ganado vacuno de su familia ubicada en Mañente (Pantón) y desde aquella puso el mundo agrario patas arriba.

Casa da Fonte es en la actualidad uno de los mejores ejemplos de granja ecológica que se pueden encontrar en Galicia y esa fama se la ha forjado gracias a un plan muy sólido, un ingente espíritu de sacrificio y una apuesta continua por la innovación. Estos días pasan por Casa da Fonte ganaderos de Rodeiro, Cesures y Santiago, entre otros sitios, para familiarizarse con el mono ordeño, es decir, ordeñar las vacas solo una vez al día para aumentar la calidad de vida de los animales y de los propios ganaderos.

Xosé García implantó esta práctica hace un tiempo animado por el ejemplo de las granjas de otros puntos de Europa, pero ahora ha logrado demostrar que esta rutina da importantes beneficios.

El ganadero explica que la práctica rompe la tendencia de las explotaciones en las que se ordeñan dos veces al día o incluso tres. «Nós o que queremos é o mellor para a vaca e para nós mesmos», insiste. Reconoce que la producción baja un poco, un 20% en las razas frisonas y algo menos en los cruces. Pero esa merma se compensa con otros beneficios: «As vacas non perden tanta capacidade corporal, retornan ao celo antes, a fecundidade tamén aumenta e precisan menos suplementos de pensos», argumenta el ganadero.

Además, los animales no están tan estresados, por lo que físicamente y sanitariamente están mejor e incluso duran más. «O que baixa en produción compénsase co aforro que se logra ao non ter que renovar con tanta frecuencia os animais», especifica.

Pero los números todavía mejoran si se hacen cuentas de las horas de trabajo. «Os gandeiros están afeitos a traballar moitas horas ao día sen botarlle contas a iso. Co mono ordeño un gaña en descanso ou pode investir o tempo libre noutras cousas», insiste.

En Casa da Fonte hay 70 cabezas, 40 en producción y el resto para recría. Se trata de cruces de frisonas, jersey, montbeliarde y roja sueca. En la explotación trabajan tres personas que pueden organizarse por turnos gracias al mono ordeño. Además, desde hace cinco años utilizan una sala de ordeño portátil y se desplazan al prado donde se encuentran los animales.

A los ganaderos que están pensando en cambiarse al mono ordeño, García les recomienda que el tránsito lo hagan radical, aprovechando una época de baja producción de los animales y en un par de días las vacas estarán acostumbradas a los nuevos ritmos. El joven acaba de regresar de un viaje de trabajo a las Azores y allí también funciona el mono ordeño.

Menos leche, pero vacas felices
Comentarios