Un mencía elegante y muy unido a su tierra

Adegas Salvadur elabora desde el año 2017 los vinos Acivro, un joven y un barrica, desde Trasmonte, en plena parroquia de Vilachá
Anglada, coas botellas de Acivro, o mércores en Trasmonte. C.J.G.
photo_camera Anglada, coas botellas de Acivro, o mércores en Trasmonte. C.J.G.

Antonio Anglada encontró el apoyo necesario para montar Adegas Salvadur en sus jefes de la empresa de productos para carpinterías de aluminio en la que trabaja. "Sabían que me gustaba o tema da viticultura e sempre viñan á vendima, así que me animaron a poñer en marcha unha pequena adega", explica Anglada desde Trasmonte, la aldea de A Pobra do Brollón en la que nació y de la que es uno de sus seis vecinos.

Él y su pareja son los más jóvenes; "o seguinte xa vai por 83 anos", dice. A pesar de eso, la mayoría siguen elaborando vino para casa, como hacía Antonio antes de poner en marcha, en 2016, esta bodega, que es más conocida por su nombre comercial, Acivro. Es la segunda comercial de la parroquia de Vilachá, que destaca por sus "adegas milenarias" y su tradicional feria del vino.

Fue en 2017 cuando salió la primera cosecha de Acivro. Son caldos potentes que se caracterizan por primar la calidad frente a la cantidad. De hecho, su producción, que varía dependiendo del año, suele rondar las 6.000 botellas. La cosecha más abundante fue en 2019, cuando salieron de las instalaciones de Adegas Salvadur 8.000 botellas del tinto joven —elaborado con mencía casi al 100%— y 1.200 del barrica.

Sus vinos, conocidos comercialmente como Acivro, se elaboran con uvas de la ribera de O Ibedo

Anglada señala que los vinos Acivro son "potentes e elegantes" y destaca que "marcan moi ben a zona. Tamén son bos para gardar, mesmo durante anos". Cuenta además que son caldos diferentes y que gustan mucho fuera.

Recuerda cuando ofreció una botella de muestra a un restaurante de Barcelona y unos días después, al llamar para preguntar, "dixéronme que estaba moi ben, pero que non o podían comprar, que a ver como lle explicaban á xente que era un viño da Ribeira Sacra cando a percepción que teñen é que os viños de aquí son de pouca cor e pouco grao e moita acidez e este é todo o contrario".

Los caldos producidos en Trasmonte se venden en restaurantes y la empresa cuyos propietarios son socios de la bodega mueve muchas botellas "entre cestas de Nadal e agasallos". Y eso que los vinos "non teñen un prezo demasiado baixo, porque nese caso sería imposible saír adiante como o facemos", señala Angalada.

Una zona muy vitícola

Su forma de trabajar busca ser lo más sostenible posible. "A maior parte das cepas son vellas e procuramos non botar herbicida, así que se nalgún punto dan ata cinco quilos, aquí xa é dificil que chegue a dar un», motivo por el que el precio tenga que ser «un pouquiño máis elevado".

Esas cepas se encuentran en una de las tres riberas de Vilachá, la de O Ibedo —las otras son Lagares y Val do Frade—, y ocupan una hectárea y media de superficie junto al río, la mayor parte heredada de su familia, con gran tradición vitícola. Solo tuvieron que arrancar algunas cepas de jerez, "que se plantou moito nos setenta, e cambiámolas por mencía, sousón, merenzao e garnacha".

El mandó, una variedad 'prohibida' que destinan a vino para autoconsumo

Además, en ese lugar adquirió otra viña, de pequeñas dimensiones, que resultó incluir uvas de la variedad mandó, "que está descalificada da D.O. Ribeira Sacra, así que con esas cepas facemos viño para a casa".

Parte de la ribera de O Ibedo quedó abandonada en las décadas de los 70 y 80 y se comenzó a recuperar a partir del año 2.000. Sobre todo, explica Anglada, "con xente de fóra, de Lugo ou outros lugares, que comprou as parcelas e ven traballalas, por afección".

Quieren hacer un godello

Los Acivro, por el momento tintos, incluirán en tres años un godello, pues Anglada plantó el año pasado cerca de dos hectáreas de esta variedad, así como de Dona Branca. "É unha parcela con vistas ao canón, unha parte era nosa e o resto comprámolo aos vecinos", destaca el responsable de Adegas Salvadur.

Esto les llevará también a ampliar las instalaciones de la bodega, que están en el centro del núcleo de Trasmonte. "Non nos dá para medrar e co tema do branco imos precisar unha prensa e máquinas que ocupan, así que miraremos de comprar algo ou de restaurar algunha construción de aquí", explica.

Comentarios