Más de 1.100 bocatas con sabor a solidaridad

Alumnos, docentes y familias del colegio Escolapios de Monforte participaron en un almuerzo en el patio del centro con el que recaudaron fondos que se destinan a financiar los gastos de comedor de los estudiantes que lo necesitan
Distintos grupos de alumnos y padres que asistieron al Día del Bocata. ANA RODIL
photo_camera Distintos grupos de alumnos y padres que asistieron al Día del Bocata. ANA RODIL

Un año más, y ya van 31, alumnos, docentes y familias del colegio Escolapios de Monforte celebraron este lunes el Día del Bocata Solidario, una iniciativa con la que se recauda dinero para financiar los gastos de comedor de los alumnos del centro que lo necesitan.

Todos los que participaron en la jornada de este lunes cambiaron su menú habitual por un bocadillo, una mandarina y una botella de agua. Compraron el almuerzo por cinco euros y con ese dinero el departamento de Acción Social, a través de la Fundación Itaka Escolapios, organiza las becas.

Rosa González Roca es una de las responsables de Acción Social del colegio y este lunes explicaba que en este curso se dieron nueve becas en el centro. "Las becas financian casi el 100% del servicio de comedor de esos estudiantes. A mayores, tenemos un buen número de ayudas que también se conceden a los padres para hacer frente a ese gasto parcialmente, cubren un importe menor al de las becas. Tanto estas como las ayudas salen del dinero que se recoge en jornadas como la de hoy, que se organizan en todos los colegios de la red Betania", comenta.

Para decidir quién necesita una beca completa o una ayuda, el colegio se coordina con los servicios sociales y se aplican una serie de criterios socioeconómicos que se tienen que justificar con determinada documentación.

este lunes, en Escolapios Monforte se vendieron más de 1.100 bocadillos, que hicieron y repartieron los alumnos más mayores del colegio. Con ese dinero hay que pagar el pan, el fiambre y las aguas. "Una vez descontados los gastos calculo que sacaremos entre 2.000 y 2.500 euros", añadió la responsable de Acción Social.

Naranja

Este año, el Día del Bocata se reforzó con el llamado Club de las Pulseras Naranjas. Los alumnos que participaron en la jornada lucían unas pulseras de este color (corporativo del centro junto al azul y el gris) que pretendía reforzar la visibilidad del evento.

El Día del Bocata es, además de una medida solidaria, una oportunidad de confraternización. Durante cerca de dos horas, alumnos, padres y profesores comparten patio y conversación y siempre hay alguna sorpresa por parte de los estudiantes. En esta ocasión, tras el ágape, los niños hicieron varias coreografías en el pabellón del colegio, muy aplaudidas por los padres.

Otro de los objetivos del Día del Bocata es que los alumnos aprecien el valor de la comida, de los alimentos que reciben a diario en el comedor escolar y en sus casas. Que se den cuenta también del esfuerzo que supone preparar el menú a diario.

De eso tomaron buena nota los estudiantes de cuarto de Eso que colaboraron en la elaboración y en el reparto de comida coordinados por el departamento de Acción Social. La mañana fue para ellos especialmente intensa. Cuchillo en mano les tocó preparar los más de mil bocatas de jamón york, salchichón, queso y chorizón que se repartieron. Montaron mesas, organizaron colas y repartieron aguas, todo bajo un sol intenso. Fue una jornada en la que aprendieron mucho sobre trabajo en grupo, control de "stock" y reparto de tareas.

Comentarios