sábado. 24.08.2019 |
El tiempo
sábado. 24.08.2019
El tiempo

Las lluvias tormentosas ponen de nuevo en jaque la salud del río Cabe

Acumulación de combustibles en el tramo urbano del río Cabe. L.A.R.
Acumulación de combustibles en el tramo urbano del río Cabe. L.A.R.

En el tramo urbano del cauce se acumula lodo de los arrastres y basura procedente de la red de alcantarillado

Las lluvias tormentosas que durante la jornada del lunes cayeron en Monforte pusieron de nuevo a prueba la salud del río Cabe. A su paso por el casco urbano el cauce amaneció con grandes manchas de aceite o combustible y la situación fue empeorando a lo largo del día. Conforme pasaron las horas, la turbidez del agua fue en aumento debido a la cantidad de tierra que el agua arrastra cada vez que hay precipitaciones intensas.

Pero los problemas no terminaron ahí. A la altura del parque de Os Condes, antes de la presa en la que el Cabe recupera la corriente, se acumulaba en la tarde del lunes numerosa basura en suspensión. Según los vecinos, la mayor parte eran bolsas, plásticos y restos orgánicos que procedían de la red de alcantarillado, que tiene un par de puntos de vertido en esa zona.

Los aliviaderos de la red de saneamiento son el episodio que más compromete la salud del Cabe. El Ayuntamiento, la Diputación de Lugo y la Confederación Hidrográfica del Miño Sil colaboran en un plan para mejorar de manera progresiva la red de alcantarillado de la ciudad. Con cargo a ese convenio ya se ejecutaron algunas mejoras pero todavía queda mucho por hacer en lo que se refiere a los tubos que vierten al río.

La Xunta de Galicia abordó a finales de año con el alcalde, José Tomé, la posibilidad de destinar una partida económica que permitiese acabar el proyecto de mejora del saneamiento de la ciudad, pero a día de hoy todavía no se ha concretado ninguna actuación en ese sentido.

Mientras tanto, la salud del Cabe está cada vez más debilitada y la situación se hace evidente cuando arrecian las lluvias, como ocurrió en la jornada del lunes, o con la llegada del verano y el correspondiente aumento de las temperaturas.

Las lluvias tormentosas ponen de nuevo en jaque la salud del río Cabe
Comentarios