La captura de Brollón, ¿un jabalí o un 'vakamulo'?

Un cazador de A Pobra do Brollón capturó un ejemplar de 126 kilos en los montes de Salcedo. En el sector señalan que cada vez es más frecuente dar con animales como este, de gran tamaño y peso, en la comarca, a menudo en terrenos muy descuidados
El ejemplar de jabalí cazado en Brollón. EP
photo_camera El ejemplar de jabalí cazado en Brollón. EP

Antonio Álvarez, más conocido entre sus allegados como Costas de Fornelas, estaba terminando la jornada de caza -a la que acudió, como cada fin de semana, con su cuadrilla, conformada por unas 25 personas- cuando dio con la gran pieza del día. Oculto en la maleza de una finca descuidada situada en la parroquia de Salcedo se encontraba un enorme jabalí de de 126 kilos de peso. Los perros lo olfatearon, fueron hacia el animal y lo hicieron salir de su escondrijo. Antonio esperó con su escopeta para capturarlo, impresionado por las dimensiones del ejemplar.

"Algo me asustou cando o vin, pero non se veu contra nós. Tiña unha gran cama feita nas silvas onde o atopamos", señaló este cazador brollonés. Tras situar el peso del animal en 126 kilos, pronto añade que en otra ocasión cazó uno que alcanzaba los 130.

Hay quien llama a estos superjabalíes vakamulos para distinguirlos de los habituales, más pequeños. Publicaciones especializadas, como la conocida revista Jara y Sedal, hablan de ellos y explican sus dimensiones por los lugares que habitan.

Suelen encontrarse, según dicen, en terrenos abandonados y de orografías complicadas a los que es complicado acceder. Metidos entre las zarzas, el contacto con el ser humano es muy escaso y pasan los días alimentándose de castañas. Por esa razón pueden presentar tamaños y pesos descomunales, de 150 kilos o incluso más, cuando los descubren.

"É certo que nos últimos anos vense moitos xabarís deste tipo, moi grandes e pesados. Témolos capturado de 110 quilos ou máis", confirma el presidente de la sociedad de caza y pesca Val de Lemos, Manuel Casares. La entidad cuenta en Monforte con 400 socios.

El ejemplar de jabalí cazado en Brollón. EP
El ejemplar de jabalí cazado en Brollón. EP

"Por onde nos movemos teñen aparecido tamén exemplares coma o de Brollón e é habitual que vaian mesmo preto das casas, buscando tranquilidade. Por iso entran en plantacións de patacas ou millo", señala.

Abundancia. En su opinión de cazador, otra razón de que cada vez se capturen más ejemplares de semejantes dimensiones puede encontrarse en un depredador natural del jabalí. "Hai moitísimos lobos. A súa poboación desmadrouse, polo menos nesta zona, entón estes xabarís tan grandes son os que poden defenderse deles. Os máis pequenos, non", indica Casares. Con su razonamiento coincide Antonio Álvarez.

El presidente de la delegación en Lugo de la Federación Galega de Caza, Francisco López, apunta igualmente en esa dirección. "Fui de los primeros que cazó jabalíes en Galicia y últimamente, en los montes escasean muchísimo los ejemplares pequeños, que sí aparecen donde no deben, en ciudades o pueblos, porque encuentran alimento y así huyen de los lobos, que están protegidos y no se pueden capturar", afirma.

Este veterano cazador apunta que la proliferación de lobos en los montes hace que el número de piezas capturadas en estas zonas sean de enorme tamaño. Él mismo cogió hace poco un jabalí que rondaba los 150 kilos. "A animales de este tipo pueden atacarles hasta dos lobos y son capaces de defenderse. Por esa razón, no tienen la necesidad de marcharse del monte", concluye López, quien define a los jabalíes como animales "que se han vuelto inteligentes y saben cómo moverse".

Otras fuentes consultadas, en cambio, dudan de esta explicación y achacan la presencia de jabalíes enormes y muy pesados, simplemente, a la casualidad, al hecho de que los animales lograron durante mucho tiempo escapar de la acción humana, hasta alcanzar un tamaño fuera de lo común.

El Vakamulo de Brollón. Antonio Álvarez, un experto cazador al que su afición ha llevado por toda España, cuenta que tiene pensado guardar los imponentes colmillos del jabalí. "Non se colle un así todos os días", dice.

Son varios los cazadores de la comarca que dicen haber visto o capturado últimamente jabalíes como el de Salcedo o de tamaño superior. También abundan en la provincia de Ourense.

En la Ribeira Sacra hay incluso un vino con este mismo nombre, aunque escrito con la letra ce en vez de la ka (vacamulo). Lo comercializa la bodega Don Bernardino, de la subzona de Amandi.

La Xunta declaró la emergencia cinegética

Desde el pasado 16 de septiembre y hasta el 25 de febrero del año que viene, en Galicia pueden abatirse todos los días jabalíes de ambos sexos, aunque con prioridad para hembras adultas y subadultas. Y es que la Xunta declaró la emergencia cinegética.

¿A quién afecta? Esta medida se ha adoptado en un total de 37 comarcas, de las cuales nueve se encuentran en la provincia de Lugo. Entre ellas están Terras de Lemos y Chantada. Son un total de 54 de los 67 municipios lucenses. Quiroga, Ribas de Sil y Folgoso do Courel son los únicos ayuntamientos de la Ribeira Sacra exentos. El método de caza es por medio de la tradicional batida, que va desde las ocho a las 30 personas.

En cifras. Según datos del sindicato Unións Agrarias (UU.AA), los jabalíes causan cada año en Galicia pérdidas de doce millones de euros por sus incursiones en cultivos, principalmente maíz o hierba. En Unións Agrarias calculan que el 36% de dicha cantidad se corresponde con la provincia de Lugo, lo que equivaldría a una cuantía total de 4,3 millones de euros. Solo en 2022 se registraron en el total de la comunidad más de 4.000 incidencias de este tipo.

Comentarios