Hermanos frente a los obstáculos

Adrián e Iñaki López aparcaron otros deportes por las carreras OCR, para las cuales se entrenan con sus propios artilugios
Adrián (izquierda) e Iñaki celebran su medalla en la carrera de Chantada. WOLF SURVIVAL RACE
photo_camera Adrián (izquierda) e Iñaki celebran su medalla en la carrera de Chantada. WOLF SURVIVAL RACE


Las carreras de obstáculos, también llamadas OCR, están de moda. Dicen quienes se dedican a ellas que enganchan. Son pruebas exigentes en las que se combina el atletismo con la superación de todo tipo de barreras y los atletas acaban no solo bañados en sudor, sino también en agua o barro después de reptar por el suelo, cargar pesos, escalar paredes o subir por cuerdas.

Chantada va decidida a convertirse en capital de las carreras de obstáculos. Su competición, la Wolf Survival Race, acapara buenas críticas en toda España y este año recibió a 3.000 personas y 600 corredores. Entre ellos, dos hermanos, de Chantada, precisamente, Adrián e Iñaki López Baltar.

"Es el deporte más completo que he visto. Hay que correr y estar fuerte física y mentalmente, saber dosificar tu cuerpo. Si te desgastas mucho durante la carrera sufres en los obstáculos", cuenta Adrián, el mayor de los dos, de 27 años. Como suele suceder, él abrió camino a su hermano, de 21. "Las OCR son superación y conocimiento de uno mismo. Antes llegaba junto a ciertos obstáculos y sentía que no podía superarlos. Ahora los afronto y, aunque me cuesten más, los completo", afirma Iñaki.

El caso de ambos es curioso. Adrián llegó a ser campeón gallego de media maratón, pero se decidió firmemente a poner obstáculos entre cada salida y meta. Antes jugó al fútbol, como Iñaki, quien cambió directamente las botas de taco por las zapatillas de correr. "Todo fue porque, animado por mi hermano, hice la Wolf Survival Race. Me gustó tanto que seguí, a pesar de que casi me lesiono la primera vez", apunta.

Los dos hermanos, al finalizar una de las carreras. EP
Los dos hermanos, al finalizar una de las carreras. WOLF SURVIVAL RACE

NIVEL. Los resultados han empezado a llegar. En la pasada Wolf Survival Race, los dos hermanos compitieron en pareja y ganaron una medalla de plata, llevándose los aplausos de sus vecinos. No fueron los únicos chantadeses destacados. La villa del río Asma demostró un buen nivel para eso de superar obstáculos.

De hecho, la temporada que viene (comenzará en marzo) muchos de ellos se juntarán en el equipo Wolf Team, del que también formarán parte Adrián e Iñaki, después de un tiempo en un club de A Coruña. "En Chantada, ahora hay un número importante de gente dedicada a las carreras de obstáculos", dicen.

Mientras, es tiempo de entrenamiento. El gusanillo de las carreras les ha picado tanto que los hermanos incluso han diseñado sus propios obstáculos en una finca. Se entrenan, como señalan, a lo rústico, con sacos de pienso, piedras, garrafas de agua o ruedas de tractor.

Acuden a prepararse, si es posible, cinco días a la semana como mínimo, incluso seis. Todo sea por llegar en la mejor forma posible a una nueva temporada de competiciones. Están integrados en la Liga Norte, que les lleva a correr (y todo lo demás) por Galicia, Asturias y Cantabria.

"Lo mejor de las carreras de obstáculos es que puede ganar cualquiera, no necesariamente el atleta favorito o el mejor. En el momento en el que cometes un fallo, te puede costar la carrera", cuenta Adrián López.

Comentarios