sábado. 17.04.2021 |
El tiempo
sábado. 17.04.2021
El tiempo

La granizada del viernes acabó con unos 300.000 kilos de uva en Amandi

La zona afectada comprende unas 40 hectáreas. La mayoría son de pequeños productores

La intensa tormenta de granizo que cayó en la tarde del viernes durante media hora sobre parte de los viñedos situados en Amandi destruyó, según las primeras estimaciones del consejo regulador de la denominación de origen Ribeira Sacra, más de 300.000 kilogramos de uva. Y es que el pedrisco cayó con una inusitada fuerza en unas 40 hectáreas de esta parroquia soberesa.

Los afectados son muchos, la mayoría pequeñas bodegas, como Viña Cazoga, Val da Lenda, Marcelino, Barbado, Malcavada y Cardenal Rodrigo de Castro, pero también las viñas de un gran productor como es Adega Régoa, pues solamente esta firma dispone en el lugar de once hectáreas.

El presidente del consejo regulador de Ribeira Sacra, José Manuel Rodríguez, indicó que en los próximos días tendrán contabilizados los daños al cien por ciento, pero que la estimación de los 300.000 kilogramos perdidos no cree que baje.

El tamaño del pedrisco caído causó importantes daños en las vides. Además de destruir su follaje y los racimos rompió parte de la planta, por lo que en la mañana de ayer todos los viticultores de la zona afectada procedieron a la aplicación de productos fitosanitarios.

Con ello buscan salvar lo que puedan de la presente cosecha, pero sobre todo impedir que la planta llegue a morir. José Manuel Rodríguez fue claro cuando dijo que ahora "hai que pensar máis na recuperación da vide que en outra cousa", pues de ello, de su salud, dependerán futuras cosechas.

Los viticultores lo saben, tanto que a primera hora de la mañana del sábado comenzaron a aplicar tratamientos cicatrizante y fungicidas en los viñedos que se vieron afectados por el pedrisco, prolongándose las labores hasta bien entrada la tarde.

Los cosecheros siguen mirando hacia el cielo en un año totalmente atípico desde el punto de vista atmosférico, con una alta humedad y una temperatura que ayuda a que enfermedades como el mildiu o el black root se propaguen si no son controladas.

La granizada del viernes acabó con unos 300.000 kilos de uva en Amandi
Comentarios