domingo. 07.03.2021 |
El tiempo
domingo. 07.03.2021
El tiempo

El feísmo invade A Compañía

Todos los inmuebles que a día de hoy son los causantes del feísmo urbanístico frente al colegio del Cardenal. L.A.R
Todos los inmuebles que a día de hoy son los causantes del feísmo urbanístico frente al colegio del Cardenal. L.A.R
Cinco casas han sido derribadas al estar en ruinas y una sexta caerá en cualquier momento

El feísmo urbanístico se está apoderando de un espacio emblemático de Monforte, el entorno de A Compañía, donde se sitúa una de las joyas arquitectónicas de la ciudad, el colegio del Cardenal, cuya declaración como Bien de Interés Cultutal (BIC) tramita desde hace meses la Xunta de Galicia dentro de sus acciones para impulsar el título de la Ribeira Sacra como Patrimonio de la Humanidad.

Hay cinco inmuebles en el entorno que han sido derribados, debido a su estado ruinoso, y otro se encuentra acotado por unas vallas porque más pronto que tarde se vendrá abajo.

Los vecinos, no solo los que residen en el entorno, hablan de una situación lamentable, de una falta de estética que afea de forma considerable una zona de especial interés patrimonial.

Una arquitecta monfortina especializada en rehabilitación arquitectónica y urbanismo, Adriana Rodríguez González, que además quedó en tercera posición en el concurso de ideas para recrear en O Malecón el antiguo puente de hierro, apunta una serie de claves para minimizar ese feísmo.

Una arquitecta monfortina apunta varios modos de minimizar el impacto visual y estético

A su juicio, la puesta en valor de estas ruinas mediante el arte y la arquitectura es una manera de proceder actualmente. "Una técnica temporal y muy reconocida es la de la antirrestauración, una de las teorías de rehabilitación que consiste en consolidar la ruina, dejar que la naturaleza crezca dentro de ella e incluso crear cierto orden con la plantación de especies arbóreas para dotar el espacio de una belleza natural".

VARIAS ACCIONES. Adriana Rodríguez señala otros modos de acabar con el feísmo, consistente en proyectar murales, hechos por artistas, en las ruinas urbanas. Y es que, explica, "en numerosas ocasiones se recurre al arte para redimir los efectos nocivos, construcciones feas, abandonadas o rotas".

Por ello, la especialista monfortina alude a las técnicas artísticas y arquitectónicas recogidas dentro del llamado Land Art, como arquitectura textil, reflejada en numerosas referencias como las de Robert Smithson, Christo, Jeanne Claude, Olafur Eliasson. Todos ellos, dice, trabajan tanto en entornos naturales o construidos. "Lo que intentan realizar es una actuación temporal que ponga de manifiesto una determinada zona para que con el tiempo se ejecute un proyecto arquitectónico".

Para esta joven arquitecta es preciso "entender la arquitectura como un proceso constante de evolución y no como un mero trámite que termina con una orden de derribo".

Está claro que no se puede obligar a sus propietarios a invertir en una rehabilitación, pero sí se les puede apoyar para un tratamientos antifeísmo.

Las esperanzas están puestas en el plan especial 
El plan especial de protección del conjunto histórico de Monforte está en vigor desde hace un mes. En él se habla de que será necesario un periodo de 16 años para reponer para su uso 281 viviendas y mejorar otras 154 ocupadas. Además, contempla acciones en bajos de edificaciones del casco viejo para darle un uso comercial, acción que se cree sería un revulsivo para ciertas calles. 

Cerca de 2.000 casas 
La zona afectada cuenta con un total de 1.704 casas. De ellas, 700 son unifamiliares y el millar restante tiene dos o más viviendas.

El feísmo invade A Compañía
Comentarios