sábado. 24.10.2020 |
El tiempo
sábado. 24.10.2020
El tiempo

Enseñar bien tiene premio

El profesor José Pino (de pie, con mascarilla), durante una clase. EP
El profesor José Pino (de pie, con mascarilla), durante una clase. EP
José Pino Vázquez da clase de Informática en A Pinguela y es aspirante a mejor profesor de Formación Profesional del año en España. Es la recompensa a iniciativas tan llamativas e innovadoras como la creación junto a sus alumnos de una máquina de Arcade

A COMIENZOS DE marzo, el instituto monfortino A Pinguela sorprendió al mostrar su propia máquina recreativa Arcade. Los autores de la creación eran alumnos de José Pino Vázquez, un profesor de Informática que pocas semanas más tarde, cuando se declaró el estado de alarma y las aulas se cerraron por culpa del covid-19, volvería a ser protagonista –elaboró pantallas protectoras– y que en los últimos tiempos ha recibido una noticia extraordinaria.

José Pino es candidato a mejor docente de Formación Profesional (FP) del año en España. Ha sido nominado por Mundo Educa, en colaboración con la fundación de Abanca, que promueven, como puede leerse en la página web oficial del certamen, "los Goya de la Educación".

"Non mo esperaba para nada. Entereime no verán, cando me escribiron un correo electrónico informándome de que alguén me propuxera para os premios. O pasado 30 de setembro saíu a listaxe de candidatos e aí estaba eu", relata José Pino, que es profesor en el ciclo medio de Sistemas Microinformáticos e Redes. Enseña dos materias. En el primer curso imparte Redes de Área Local y en el segundo, Servizos en Rede.

Juega en casa. José Pino ha conseguido ser profeta en su tierra, cosa que según dicen no es nada fácil. Desarrolla su profesión en Monforte, donde estudió y se crio. Sus padres, monfortinos, emigraron a Igualada y allí nació.

A los ocho años estaba ya por la Ribeira Sacra. Estudió en el colegio A Gándara y el Río Cabe, su primer instituto. El segundo ya fue A Pinguela, donde hizo su primera sustitución como profesor en el curso 2006/2007.

En el ejercicio académico 2007/2008 regresó a las aulas de este mismo centro de secundaria y de ahí no se ha movido hasta obtener hace poco su plaza. "Estou onde quero e encántame ir da casa ao traballo en bicicleta", afirma.

Su historia es la prueba de que un trabajo se hace mejor cuanta más vocación haya. José Pino se caracteriza por los innovadores proyectos que lleva a cabo con sus alumnos, con quienes mantuvo el contacto durante el confinamiento por medio de Telegram, y cree que eso ha sido la clave para su candidatura al premio de Mundo Educa. "Pode que fose alguén a quen lle din clase ou a familia dalgún dos meus estudantes quen me propuxo. Non o sei, pero é moi gratificante que desde fóra te vexan coma un bo profesional", dice el docente.

Eso sí, a los alumnos no se lo ha comentado. Supone que conocen su candidatura, pero no ha mencionado el tema en clase. "Nas miñas aulas non quero que haxa leria, só dar a materia. Ademais gústame vender os meus alumnos. Por iso son eles os que saen case sempre nas fotos", afirma José Pino, quien sí ha recibido muchas felicitaciones de sus compañeros de profesorado.

Este mes, José Pino debe enviar sus méritos para recibir el premio, que se fallará en enero. Su aspiración a este galardón de prestigio nacional ha sido una noticia positiva de este 2020 en A Pinguela.

Elaboró pantallas protectoras con una impresora 3D durante la cuarentena

El confinamiento no mermó la creatividad de José Pino, que sumó su grano de arena a la lucha contra el covid-19 con la elaboración de pantallas protectoras. Para ello utilizó una impresora 3D con la que había trabajado con sus alumnos en la creación de unos llaveros. El material sobrante de aquel proyecto se usó para obtener el material sanitario.

Donaciones

Las pantallas se entregaron durante las semanas de cuarentena al hospital comarcal de Monforte, las residencias de mayores y la Policía Judicial.

Enseñar bien tiene premio
Comentarios