domingo. 05.12.2021 |
El tiempo
domingo. 05.12.2021
El tiempo

Enchufados al futuro

Plantilla de Ineco, junto a los vehículos, delante de las instalaciones de Monforte. INECO
Plantilla de Ineco, junto a los vehículos, delante de las instalaciones de Monforte. INECO
Los más de 40 trabajadores de Ineco en Monforte de Lemos son de los primeros de la compañía en disponer de coches 100% cero emisiones

INECO, la ingeniería y consultoría del MITMA (Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana), dispone de más de 600 vehículos de flota repartidos por todo el territorio nacional. Como parte de su compromiso con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030, la meta de la compañía es conseguir, progresivamente, que todos ellos sean sostenibles: si bien ya en 2020 79 contaban con la etiqueta ECO (híbridos no enchufables), en 2021 se ha dado un paso más introduciendo los primeros vehículos cero emisiones.

Y entre los primeros figuran los de la oficina de lneco en Monforte de Lemos, donde un equipo de más de 40 personas trabaja desde principios de 2020 prestando asistencia técnica a Adif en las obras de mejora y modernización de los tramos ferroviarios entre Monforte y Lugo, que se electrificará a 25 kV, y entre Monforte y Ourense, donde se cambia de 3 kV a 25 kV. Las actuaciones incluyen también la construcción de un nuevo túnel en Oural, la renovación de la vía, la mejora de estructuras (puentes, túneles, explanaciones etc), instalaciones de señalización y telecomunicaciones, andenes y trazados, trabajos en los que el administrador de infraestructuras ferroviarias invertirá alrededor de 546 millones de euros.

Precisamente, la electrificación, –que conlleva toda una serie de actuaciones de adaptación en el resto de los elementos de la línea– permite que los trenes reciban energía de la catenaria, por lo que se elimina la tracción con locomotoras diésel y por tanto, hace más sostenible al ferrocarril, además de mejorar la fiabilidad, el confort de los viajeros y reducir los tiempos de viaje.

coches monforte punto de recarga ineco

La oficina monfortina de Ineco, ubicada en el polígono industrial Reboredo, ha sido pionera en la sustitución de vehículos de flota cero emisiones, que se suman a los que ya disponen otros equipos de la compañía en proyectos de Madrid, Gijón, Granada y Valladolid. La experiencia de estos usuarios servirá como prueba piloto para el resto de la flota. Hasta final de año la compañía ha previsto continuar con la sustitución por vehículos eléctricos e híbridos enchufables en distintas oficinas de toda España, así como con la instalación de   puntos de recarga.

Dado el desarrollo actual de la tecnología en cuanto a autonomía, y las limitaciones de disponibilidad de  puntos  de  recarga  eléctrica, sustituir un vehículo convencional por uno cero emisiones requiere estudiar en detalle las necesidades de los usuarios, en particular en el caso de los coches de obra. Por ello, Ineco realizó una encuesta en octubre de 2020 a todos sus empleados de flota para conocer sus condiciones habituales de conducción y concretar en qué casos se podrían introducir coches eléctricos. Se determinó que un total de 50 serían susceptibles de sustitución, que se irá produciendo de manera progresiva a medida que venzan los actuales contratos de renting en vigor, siempre que los requerimientos de trabajo en el proyecto lo permitan. De este modo, la compañía se adelanta a la obligación legal de disponer de un 36,3% de vehículos ligeros limpios antes del 31 de diciembre 2025, como exige la Directiva europea 2019/1161.

Además del cambio de la flota de vehículos, hace ya más de tres años que la compañía fomenta entre sus empleados el uso de modos de transporte sostenibles para sus desplazamientos, como la bicicleta. Por ello se creó la figura de un gestor de movilidad, dedicado a servir como interlocutor con los empleados, y se diseñó un plan de movilidad sostenible.

Fruto de este impulso se han llevado a cabo diversas acciones, desde la instalación de aparcamientos para bicis (y duchas para los usuarios) a formación y otras iniciativas internas.

DISTINCIÓN. Tras estos esfuerzos, Ineco acaba de recibir la distinción especial ‘Madrid Mobility 360’ en la XV edición de los premios Muévete Verde que organizan el Ayuntamiento de Madrid y la Empresa Municipal de Transportes (EMT).

Infraestructuras para una movilidad sostenible

InecoSI DENTRO de unos años hubiera que calificar con una palabra la política del Gobierno desde 2018 en  materia de infraestructuras, me gustaría que fuera con el adjetivo ‘sostenible’. Empezamos con toda una declaración de intenciones: el cambio de denominación del Ministerio desde el antiguo Fomento a su nombre actual. A partir de ahí, estamos trabajando para, entre otros, aprobar una  estrategia de movilidad sostenible, segura y conectada y en el anteproyecto de ley de movilidad sostenible. Porque las infraestructuras deben ser una herramienta más de la movilidad, no un fin en sí mismo.

No queremos que todo esto sea humo. Por eso, decidimos destinar más de 13.000 millones de euros de los nuevos fondos europeos provenientes del Plan de Recuperación y Resiliencia para actuaciones  en movilidad sostenible a lo largo de todo el territorio en los próximos cinco años. Serán actuaciones de muy diversa tipología, tanto para la movilidad urbana como para la interurbana, fomentando especialmente las zonas de bajas emisiones.

Apostamos claramente por el ferrocarril y en esta apuesta, Lugo es una clara ganadora. En el proyecto de presupuestos generales del estado para 2022, hemos multiplicado por tres la  dotación para inversiones ferroviarias, alcanzando los 252 millones de euros. Y estamos ya  trabajando en varios frentes: en las obras de modernización de la línea convencional Ourense-Lugo, en la mejora en la red de ancho métrico por la costa y en la futura estación intermodal, en fase de diseño.

Y si hablamos en concreto de las carreteras, añadiría una palabra más ‘conservación’. Conservamos no solo porque tenemos que ofrecer unas infraestructuras seguras y de calidad, sino porque también es necesario para alcanzar el objetivo de la sostenibilidad. Por eso, en el proyecto de presupuestos generales del estado para 2022, hemos destinado a conservación de carreteras una cifra récord, 1.371 millones de euros. Conservar supone también avanzar hacia carreteras tecnológicas y conectadas.

También Lugo participa de este objetivo con proyectos concretos como el plan de rehabilitación de firmes en la autovía A-6, del cual acabamos de aprobar el primero de los proyectos constructivos, los nuevos sistemas tecnológicos innovadores para las nieblas en el Alto do Fiouco en la autovía A-8, o el proyecto piloto de  conectividad del túnel del Cereixal. En definitiva, no podemos contentarnos con ir simplemente solucionando los problemas del presente. Es nuestra obligación moral orientar las políticas públicas hacia la movilidad de las  futuras generaciones, movilidad que debe ser especialmente respetuosa con la situación climática del planeta.

Enchufados al futuro