lunes. 21.10.2019 |
El tiempo
lunes. 21.10.2019
El tiempo

La crecida del río Sil inundó las rampas para acceder al catamarán

La rampa de acceso desde el náutico al catamarán estaba este lunes cubierta de agua. TOÑO PARGA
La rampa de acceso desde el náutico al catamarán estaba este lunes cubierta de agua. TOÑO PARGA

Las precipitaciones de los últimos días pusieron al límite la presa de Santo Estevo y en Doade el agua llegó a las instalaciones del náutico

Los visitantes que en los últimos días quisieron utilizar los catamaranes que salen del embarcadero de Doade, en Monforte, para navegar el Sil se encontraron con una desagradable sorpresa. El nivel del agua del río era tan elevado que tapaba las rampas de acceso a los barcos y para llegar a ellos tuvieron que dar un rodeo importante. Hasta este lunes por la tarde los viajeros tenían que recoger los billetes en el club y, para embarcar, debían dar la vuelta por la carretera ya que el acceso desde el edificio es el que estaba cubierto de agua.

El problema fue que las intensas precipitaciones de agua y granizo caídas en los últimos días en el entorno llevaron al límite la presa de Santo Estevo, que regula todo el nivel del cauce. El embalse no podía retener más agua para evitar que el caudal se disparase y que se inundasen los accesos a los barcos. Durante el fin de semana la presa llegó a estar al 97% de su capacidad total con la que cuenta.

Fuentes de Iberdrola, la compañía que gestiona el salto, explicaron que desde este lunes por la tarde estaba disminuyendo progresivamente el caudal del Sil y las rampas del club náutico y del embarcadero quedarán otra vez limpias en las próximas horas.

La presa que gestiona Iberdrola almacenó una media de 206 hectómetros cúbicos, casi el 97% de su capacidad total

Insistieron el que el aumento del nivel del agua del río se debió únicamente a las lluvias y que no fue un cambio de caudal programado.

Además, las rampas de acceso que quedaron anegadas están por debajo del nivel máximo que suele alcanzar el río, aunque no es habitual que el agua llegue a esas cotas.

Pero las lluvias no provocaron solo el aumento del caudal, en el agua también se concentran una cantidad de troncos, ramas, tierra y restos de los arrastres. En algunos puntos las ramas rotas y otros elementos tapan totalmente el agua.

LAS CIFRAS. La presa de Santo Estevo tiene 213 hectómetros cúbicos de capacidad. Ayer por la tarde contaba con un total 204,77 de agua almacenada y el domingo, cuando alcanzó las cotas más altas de llenado, se rebasaron los 206 hectómetros cúbicos. Es decir, el salto llegó a estar al 97% de su capacidad y no podía coger más agua para bajar el nivel del río en Doade.

En cuanto a los datos de precipitaciones, el domingo a las ocho de la tarde estaciones cercanas al cauce como la de Xabrega registraron 10,5 litros de agua por metro cuadrado.

Comparativa
Un 25% más de agua embalsada


La presa de Santo Estevo llegó el domingo al 97% de su capacidad cuando en la misma semana de 2017 estaba en el 71,98% con 153 hectómetros cúbicos almacenados, un 25% menos de agua que estos días. Al cierre de esta edición había iniciado un descenso progresivo.

Diez años
La media de los últimos diez años para estas fechas se sitúa en los 168 hectómetros cúbicos, un 78,92 % de su capacidad total.

 

La crecida del río Sil inundó las rampas para acceder al catamarán
Comentarios