El Consultivo advierte de la alegalidad de arrebatar terrenos a seis empresarios

El Concello se escuda en el contrato de venta de nueve parcelas firmado en 2007 para recuperarlas sin devolver el dinero
Entrada al polígono industrial de O Reboredo desde la ciudad de Monforte. AEP
photo_camera Entrada al polígono industrial de O Reboredo desde Monforte. AEP

El Consello Consultivo de Galicia ha emitido un informe de 17 páginas en el que dice que el Ayuntamiento de Monforte no puede arrebatarle a seis empresarios del municipio las nueve parcelas municipales que compraron en el año 2007 en el polígono de O Reboredo. Destaca que la vía administrativa no es la correcta y que, en caso de querer ejecutar las condiciones particulares existentes en el contrato de venta firmado en su día, debe recurrir a la vía judicial civil.

El abogado de uno de los empresarios afectados señaló que el Consello Consultivo de Galicia "dice en su resolución que el Ayuntamiento no es quien para resolver el contrato y quedarse con las parcelas y el dinero pagado por mi cliente".

El letrado añadió que este órgano, que echa mano de numerosa jurisprudencia al respecto tanto de tribunales superiores de justicia territoriales de España como del Tribunal Supremo, conmina al Ayuntamiento a usar la vía judicial, no la administrativa, para resolver el problema.

El informe del Consultivo no es vinculante para el Concello, pero los empresarios podrían echar mano de él si deciden recurrir a la vía judicial

NO VINCULANTE. De todas las maneras, el informe del Consello Consultivo de Galicia no es vinculante para la administración monfortina, que podría seguir adelante con el proceso iniciado a principios del pasado mes de febrero.

No obstante, abre una puerta para los seis empresarios afectados, que en caso de que el Ayuntamiento insistiese en su pretensión podrían recurrir por la vía judicial echando mano de todo lo recogido por el Consello Consultivo en ese amplio informe emitido hace cerca de un mes y que no trascendió hasta este miércoles.

Uno de los afectados indicó que "hemos visto cierta luz en todo este proceso para no tener que perder ni el terreno que compramos en su momento ni el dinero que habíamos pagado por él, que en el caso de las parcelas más pequeñas fue de 30.000 euros".

Tomé asegura que al gobierno local no le quedó otra opción que echar mano de las cláusulas administrativas del concurso de adjudicación

LA RESOLUCIÓN. El regidor, José Tomé, explicó en el pasado febrero que intentó solucionar el problema cuando llegó a la alcaldía, pero que un informe de la secretaría municipal indicando que podía incurrir en un delito de prevaricación; y a la vez el nulo apoyo de la oposición en aquel momento derivó en que el asunto quedase paralizado hasta este momento.

Tomé dijo que al gobierno local no le quedó otra opción que echar mano de las cláusulas administrativas del concurso de adjudicación, donde se especificaba que las empresas compradoras de las parcelas tenían que iniciar su actividad antes de 2013. Disponían de dos años (hasta 2009) para levantar las naves y tres (hasta 2012) para poner en marcha la actividad.

El regidor local añadió que el incumplimiento era claro y de ahí que la junta de gobierno no tuviese más remedio que llevar adelante este procedimiento que concluiría en la reversión de nueve parcelas con una superficie total de 11.749 metros cuadrados situadas en una esquina del polígono industrial de O Reboredo.

Un parque empresarial que sube enteros
El parque empresarial vive un periodo de bonanza, pues solamente quedan tres parcelas por vender de las que dispone Suelo Empresarial del Atlántico (antigua Sigalsa). De hecho, Tomé ha señalado en varias ocasiones que hay un creciente interés por hacerse con parcelas "nun polígono con moitas posibilidades, ben comunicado e que está preto do trazado da futura autovía A-76". 

Crecimiento 
El alcalde no dudó en manifestar que el municipio está "nunha etapa de crecemento industrial e de emprego" y que tomará las decisiones precisas para que "siga avanzando". De hecho, promueve la incorporación de un gran espacio que desde la etapa de Besteiro es propiedad de la Diputación de Lugo.

Comentarios