jueves. 02.04.2020 |
El tiempo
jueves. 02.04.2020
El tiempo

El cazador que mató a Alma se niega a declarar y Chantada sufre ciberacoso

Nacho Paunero, muestra el cartel de la campaña #Nopuedeser. EP
Nacho Paunero, muestra el cartel de la campaña #Nopuedeser. EP
Acudió a los juzgados antes de lo previsto para evitar incidentes ►El Refugio solicita medidas cautelares contra él ►El Ayuntamiento se ha visto obligado a desactivar sus perfiles en las redes sociales por la avalancha de insultos y ofensas de animalistas

El cazador acusado de matar a Alma, la perra fallecida en Chantada y cuyo cruel maltrato se ha viralizado, se ha acogido este miércoles a su derecho a no declarar. El hombre declaró antes de lo previsto en el juzgado de Chantada para evitar posibles problemas a su llegada.

En la citada sede judicial estuvo presente en la mañana de este miércoles Nacho Paunero, presidente de la protectora de animales El Refugio de Madrid, que está personada en la causa como acusación particular. "Nos presentamos para impulsar el procedimiento, informar y que este personaje sea juzgado", señalaba, añadiendo que Nacho Paunero EP​el atestado de la Guardia Civil y la actuación de la juez están siendo "impecables".

"Ahora vamos a pedir medidas cautelares, como en lo relativo a la licencia de armas", señaló. "No puede ser que una persona arma salga de su casa y dispare a una perrita y la arrastre", dijo Panero, que pide penas más duras para que "en casos como estos se vaya a la cárcel".

CIBERACOSO EN EL CONCELLO. El caso de Alma, la perra maltratada de Chantada que murió en el hospital veterinario Rof Codina, se ha hecho mucho más viral de lo que se esperaba en principio. El suceso ha llegado a tal extremo que el Ayuntamiento se ha visto obligado a desactivar sus perfiles en las redes sociales por la avalancha de insultos y ofensas de animalistas.

Este diario ya dio cuenta hace unos días de la gran cantidad de llamadas telefónicas que los funcionarios de la casa consistorial atienden cada día relacionadas con este asunto, muchas de ellas realizadas con malas formas y pidiendo represalias realmente duras contra el autor de los hechos. En numerosas ocasiones, estas conversaciones han supuesto descalificativos y reproches para los empleados de la administración local, que se ven desbordados.

Esta situación no se dio solo por vía telefónica. Internet ha sido un hervidero de ofensas hacia el municipio. Según ha podido saber este diario, solo el pasado día 1 (horas después de que se conociese el ataque sufrido por la perra) el Ayuntamiento recibió unos 700 correos electrónicos, varios de ellos con comentarios de personas muy exaltadas debido al suceso.

En las redes sociales se vivieron momentos especialmente tensos, sobre todo en Facebook y la mayoría promovidos por gente que vive lejos de Chantada. No son pocos los usuarios que cargaron contra el alcalde y los vecinos -a pesar de que en el municipio existe unanimidad a la hora de condenar los hechos- y que incluso recordaron otros episodios desagradables que se sufrieron en la villa del río Asma años atrás.

El pasado sábado se celebró en el centro de Chantada una concentración en repulsa por el caso Alma y para pedir leyes más duras contra el maltrato animal. Algunos aprovecharon para desplazarse hasta el lugar donde la perra fue atacada en busca del autor de la agresión y amedrentaron a varios vecinos que se encontraban en sus casas.

IMÁGENES. En un vídeo que circula estos días por Facebook se ve como un grupo de exaltados grita a una mujer de avanzada edad desde el camino, acusándola de ser cómplice de los actos. La vecina llega a advertir de que llamará a la Guardia Civil si continúa el acoso.

En el lugar donde Alma fue agredida también hay instalado un altar. En él se han colocado flores, velas, pancartas y una foto de la perra fallecida.

La actuación de las administraciones públicas también ha sido objeto de críticas. La Ong Mundo Vivo, de Asturias, reclamó hacerse cargo de los seis cachorros que dejó Alma. La Xunta, por medio de la Consellería de Medio Ambiente, las puso en una casa de acogida de Vilalba, aunque ahora las crías se hallan en el Rof Codina por culpa de una diarrea.

A este mismo centro hospitalario fue enviada Alma antes de morir. Inicialmente fue atendida en una clínica veterinaria de Chantada.

El cazador que mató a Alma se niega a declarar y Chantada sufre...
Comentarios