miércoles. 30.09.2020 |
El tiempo
miércoles. 30.09.2020
El tiempo

El casco histórico, poco a poco sin coches

El Concello colocó bancos de piedra y adornos florales en una de las entradas a la Rúa do Comercio. MIGUEL PIÑEIRO
El Concello colocó bancos de piedra y adornos florales en una de las entradas a la Rúa do Comercio. MIGUEL PIÑEIRO
Los dueños de negocios de la zona antigua de Chantada valoran la peatonalización del Cantón y la Rúa do Comercio ► El Concello limita la circulación de vehículos a la Praza do Mercado y a la Rúa Dous de Maio, en un único sentido

La peatonalización de zonas urbanas es siempre un tema recurrente, que genera debate. Cada vez más ayuntamientos de Galicia se suman a la denominada humanización de ciudades. Se limita la presencia de coches en las calles para fomentar el tránsito de personas a pie y, de paso, reducir los niveles de contaminación. En Chantada, esta transformación se lleva a cabo los últimos días en el casco histórico.

Ya son dos las calles de la zona antigua del municipio que han sido cerradas a los vehículos, la emblemática Praza de España, más conocida como O Cantón, y la Rúa do Comercio, que desde el pasado el lunes está reservada a los peatones. El Ayuntamiento ha decidido mantener para el tráfico en sentido único la Praza do Mercado y la Rúa Dous de Maio, rodeando la casa de la cultura desde Fontearcada hasta la alameda.

Esta decisión ha generado debate entre los vecinos, si bien la mayoría parecen satisfechos con la decisión del equipo de gobierno. Cristina Ouro, que regenta un taller de artes plásticas en la Rúa do Comercio, es un ejemplo. “Estou encantada, para min xa tardaban en facelo”, dice.

Para ella, el Ayuntamiento se ha quedado hasta corto. “Eu tería feito peonil todo o casco, ata a alameda. Para o tráfico iso non supón nada, non se avanza vindo por esta zona en coche”, explica.

Los vecinos, en general, han reaccionado con sorpresa. Casi todos los viandantes coinciden al precisar que es un acierto del Ayuntamiento peatonalizar el casco histórico

Víctor Lamas, hostelero, es otro de los que da su visto bueno a la peatonalización y pide paciencia para ver resultados. “É certo que aquí vén xente queixándose de que non poden traer o coche, pero Chantada non é tan grande. En Pontevedra ao principio tamén había protestas e dúbidas e agora é unha cidade de referencia en toda Europa”, indica.

También está a favor Araceli Gómez, dueña de una empresa de asesoramiento legal para el medio rural ubicada en la Praza do Mercado. Sin embargo, apunta una posible mejora: “la decisión va a potenciar la zona, pero hay que buscar alternativas para que la gente de fuera pueda aparcar”.

Los vecinos, en general, han reaccionado con sorpresa. Casi todos los viandantes coinciden al precisar que es un acierto del Ayuntamiento peatonalizar el casco histórico para ponerlo en valor y favorecer una mayor vida social y laboral en sus calles.

Los defensores de esta iniciativa ponen como ejemplo la Rúa Leonardo Rodríguez. Se peatonalizó a comienzos del presente siglo y hoy es una de las calles con más ambiente de Chantada. Aun así, el debate no ha acabado. La retirada de coches no contenta a todos.

“Se houbera máis negocios pareceriame excelente a decisión, pero ao haber tan poucos se retiras os coches o que fas é acabar de matar esta rúa, que xa está bastante morta”

En desacuerdo. “Esto me pilló por sorpresa. Trataré de adaptarme, pero a muchos de mis clientes les viene mal, porque necesitan el coche para desplazarse y transportar sus compras”, opina Ramón Fente, propietario de una farmacia en la Rúa do Comercio.

Le gusta la peatonalización y está a favor de ella, pero cree que el procedimiento se tuvo que llevar a cabo de otra forma. “No es algo que se pueda hacer al tuntún. Se deben tener en cuenta los servicios esenciales”, argumenta antes de añadir: “nos adaptaremos”.

Más contundente es Carlos Rodríguez, que posee una relojería en esta misma calle. “Se houbera máis negocios pareceriame excelente a decisión, pero ao haber tan poucos se retiras os coches o que fas é acabar de matar esta rúa, que xa está bastante morta”, sentencia.

Con el tiempo se verá si la iniciativa es buena o mala. Casi todos en Chantada pedían a gritos la peatonalización del casco histórico y aplauden la decisión del gobierno local, aunque creen que debería haber incluido más calles. Otros son escépticos y los hay radicalmente en contra. El debate sigue servido en el municipio.

El casco histórico, poco a poco sin coches
Comentarios