jueves. 20.02.2020 |
El tiempo
jueves. 20.02.2020
El tiempo

La cafetería Mánix, emblemática en Chantada, cumple 50 años

Dolores y Paco, que abrieron el Mánix en 1970, muestran un plato con sus típicas empanadillas. MIGUEL PIÑEIRO
Dolores y Paco, que abrieron el Mánix en 1970, muestran un plato con sus típicas empanadillas. MIGUEL PIÑEIRO
 El local se diferencia por las empanadillas y el vino, pero los dueños dicen que su especialidad es "a xente"

Empanadillas, vino y clientes muy fieles son la esencia de uno los negocios hosteleros más emblemáticos de Chantada. La cafetería Mánix cumple 50 años de trayectoria en plena forma. De sus cocinas siguen saliendo tapas y muchas de las personas que entran por sus puertas lo hacen fielmente cada día.

Francisco de la Torre —a quien todos en Chantada llaman Paco— y su mujer, Dolores Vázquez, abrieron en febrero de 1970 en lo que hoy es la Rúa Xoán XXIII, por entonces un camino sin asfaltar. Ellos están jubilados y ahora es su hijo Fran el responsable del establecimiento. Nació cinco años más tarde de que el Mánix empezara a recibir gente. "Moitos dos nosos clientes tivéronme no colo cando era neno e seguen vindo por aquí", relata el actual encargado.

Lo corroboran sus padres, que presumen de tener una clientela muy fija casi desde el primer día. "As empanadillas están ben, pero a nosa especialidade é o trato coa xente. Sempre digo que se tes problemas cun cliente podes gañar a discusión, pero quen vai perder será o negocio", subraya Paco.

Se refiere a las empanadillas por ser la receta típica de la cafetería Mánix. Es difícil, por no decir imposible, encontrar en Chantada a alguien que no las haya comido. "Entendo que iso e o viño é o que nos caracteriza", indica Fran de la Torre, que cita la bodega que regenta la familia. Por supuesto, la oferta gastronómica del Mánix es mucho más amplia, pero todo negocio debe diferenciarse. Esta cafetería está muy relacionada con los dos productos citados.

INICIOS DIFÍCILES. El matrimonio que puso a funcionar hace medio siglo el Mánix recuerda los inicios. Acababan de llegar de Brasil, país al que emigraron y donde Paco ya se dedicaba a la hostelería. También en el servicio militar en A Coruña trabajó como camarero.

"Os comezos non foron fáciles. Hai que ter paciencia e, sobre todo, traballar moito", comentan Dolores y Paco. La clave, como casi siempre, está en la vocación. "Hai xente á que se non lle vai ben os primeiros anos pecha. Con traballo todo é posible. Ademais a min este mundo gústame. Se mañá tivese que abrir un negocio, sen dúbida sería un bar", asevera O Paco do Mánix, el otro nombre con el que se refieren a él sus vecinos de la villa del río Asma.

Chantada cambió mucho en 50 años, como es normal, y en el Mánix, explica Fran, ha habido que acometer alguna reforma que otra. Sin embargo, lo que parece persistir desde 1970 son las cualidades del local y la fidelidad de unos clientes agradecidos.

La cafetería Mánix, emblemática en Chantada, cumple 50 años
Comentarios