Bodega Soutelo, respeto a la tierra y a la salud

El tinto joven, el rosado y un vino de finca son los emblemas de esta firma que produce en Amandi
Cardenal Rodrigo de Castro rosado y tinto. B.S.
photo_camera Cardenal Rodrigo de Castro rosado y tinto. B.S.

"Nuestro objetivo es hacer vinos orgánicos, respetuosos con el medio ambiente y con la salud", son las palabras de Luis Ramón encargado de Bodega Soutelo, que elabora los caldos Cardenal Rodrigo de Castro, amparados por la Denominación de Origen Ribeira Sacra. Su catálogo de productos incluye un mencía joven y un rosado y este año presentará además un vino de parcela.

Se trata de un caldo elaborado con las uvas procedentes de una pequeña finca de San Pedro de Amandi (Sober). Son apenas 500 litros. La mitad se destinan a un tinto joven y la otra mitad se envejece en barricas de castaño unos siete meses.

Bodega Soutelo está en Bulso (Sober). Se trata de una bodega centenaria (siglo XVII) que comercializa la marca Cardenal Rodrigo de Castro desde primeros de la década de los 2000. Por distintas razones ha cambiado de manos en varias ocasiones y en 2021 la compró una familia mejicana que confió en Luis Ramón para controlar el trabajo.

"Este proyecto fue creciendo de manera lenta. Yo llevo nueve años en Monforte y hace un tiempo vino a visitarme un amigo. Estuvimos en Francia, en el País Vasco y le llevé por la Riberia Sacra. Algo le emocionó de lo que vio aquí que se animó a invertir", comenta el responsable de la bodega. "Primero compramos unas parcelas de viñedo y después encontramos la bodega, que también tenía viñedo propio", añade. "Así juntamos casi una hectárea de terreno en distintas parcelas", explica.  La intención era hacerse con más suelo todo en una misma pieza, pero se toparon con la Galicia del minifundio y hubo que replantear las cosas.

Recién pasada la pandemia los nuevos propietarios hicieron su primera vendimia y elaboraron 2.300 litros del vino. "En aquel momento recogimos la uva de las parcelas que venían trabajadas por los anteriores dueños. Al año siguiente, en 2022, trabajando nosotros el suelo nosotros hicimos 1.500 litros de vino", explica.

La cuestión es que Luis Ramón es ingeniero de profesión y durante la pandemia se formó en Física, Química y Naturopatía. Como consecuencia de esa formación apostó por trabajar el viñedo sin herbicidas ni productos sistémicos convencionales. "Solo usamos los productos que están permitidos dentro de la agricultura ecológica, pero no tenemos certificado ecológico porque alrededor tenemos muchas parcelas que trabajan de manera convencional", explica el responsable de la bodega.

Pese al bajón en la producción al cambiar la forma de trabajo, los propietarios de la bodega decidieron apostar por la viticultura orgánica de Luis Ramón. Los primeros Cardenal Rodrigo de Castro elaborados bajo su supervisión llegaron a la Feira do Viño de Amandi y las buenas críticas recibidas —llevaron un rosado que se fue directo para una tienda de A Coruña—, les animaron a seguir en esa línea. Además, en la Guía de Vinos, Destilados y Bodegas de Galicia que elabora Luis Paadín lograron una medalla de plata para el Cardenal Rodrigo de Castro Rosado 2022 y una medalla de Oro Plus para el Cardenal Rodrigo de Castro Tinto 2022.

Aunque la forma de trabajar el viñedo de Luis Ramón no es la habitual en la zona, lo cierto es que en 2023 las cifras de vendimia se volvieron a recuperar tanto en las parcelas que tienen en la zona de Chanteiro (Pinol) como en la de San Pedro de Amandi, de la que saldrá el vino de parcela.

Los Cardenal Rodrigo de Castro se venden en el mercado gallego y una parte importante se va a México y Estados unidos.

El futuro

El objetivo de los propietarios de Bodega Soutelo a medio plazo es consolidarse en el mercado y, aunque la bodega tiene mayor capacidad de producción, no les urge crecer en ese sentido. "Nosotros queremos controlar todo el proceso de elaboración del vino. Apostar al máximo por el cuidado de la parcela de manera respetuosa y abogar por la mínima intervención en bodega", comenta Luis Ramón. 

Les gustaría entrar en el mercado de los blancos, pero no cuentan con viñedo propio con variedades blancas, así que ese plan se abordará a medio plazo.

Otro proyecto que está más avanzado es el de la elaboración de cosmética propia y con productos naturales. En estos momentos ya tienen prácticamente listo para el mercado un jabón de manos de caléndula y karité y trabajan en la fórmula de cremas y otros productos en los que también intervenga la uva.

Es una línea de negocio en desarrollo pero que les permitiría diversificar la actividad de la bodega. "Estamos hablando de cosmética natural", en todos los casos, matiza Luis Ramón.

Comentarios