sábado. 06.06.2020 |
El tiempo
sábado. 06.06.2020
El tiempo

El arte de elaborar helados

Carmen Castro, en el interior de la fábrica donde elabora los helados Santorini.
Carmen Castro, en el interior de la fábrica donde elabora los helados Santorini.
El padre de Carmen Castro inició en 1982 el negocio familiar en Madrid. Al llegar a Monforte, en 1991, la empresa pasó a llamarse Santorini. Ella es la actual responsable de fabricar un producto muy cotizado entre los vecinos

Al llegar el buen tiempo casi todos los vecinos de Monforte hablan de los helados Santorini. Pocos habrá en la ciudad del Cabe que no los hayan probado. Se trata de una marca local, artesana, con productos hechos a base de materia prima ecológica y tras un largo proceso de elaboración. Carmen Castro es la encargada de convertir la leche que recibe de Casa da Fonte en una de las golosinas más cotizadas entre los monfortinos.

Su padre empezó con el negocio en 1982. Lo hizo en el barrio madrileño de Aluche bajo el nombre de El Parque. Después de una buena temporada en la capital de España, la familia de Carmen regresó a su lugar de origen, Monforte. Instalados en la Ribeira Sacra tuvieron que cambiar de nombre.

"Yo había estado en la isla de Santorini (Grecia), que me encantó, y decidimos que era un buen nombre para nuestra empresa. No resultó fácil elegir uno", rememora Carmen Castro.

Desde entonces, Santorini en Monforte es, además de un destino idílico para unas vacaciones, una marca por la que mucha gente empieza a preguntar en la antesala de la primavera, cuando ya va apeteciendo degustar un helado. Carmen es actualmente la responsable del negocio. Ha introducido algunos cambios, pero la esencia es la misma que cuando su padre estaba al frente.

Solo hacer la base del helado puede llevar entre dos o tres horas. Luego hay que dejarla reposar antes de finalizar la elaboración

EL PROCESO. El primer paso es hacer la base de lo que en unos días será un helado. Carmen recibe leche ecológica y nata, que cuece y mezcla con azúcares, frutas, cacao, galletas o turrón. "Hay que dejarla reposar para que los sólidos se hidraten y el producto vaya cogiendo forma", dice la heladera monfortina.

Solo hacer la base del helado, procedimiento conocido en el sector como "mix", puede llevar entre dos o tres horas. Luego hay que esperar otras 24 para llevar a cabo la segunda parte del proceso, que se efectúa en la máquina generadora de frío, de donde sale el helado en dirección a los clientes.

"Los ingredientes son primordiales y el helado no pasa mucho tiempo en cámara, por lo que puede decirse que está recién hecho y se nota en el sabor", explica Carmen. Su objetivo, añade, es obtener un producto "de máxima calidad".

Otra de las peculiaridades de los helados Santorini es que son artesanos. Carmen detalla que lo que diferencia un producto de este tipo de otros es el tiempo invertido en su elaboración. "Es como comparar un guiso hecho por tu abuela con una hamburguesa de McDonald's. Está muy de moda hacer helados, pero para que sea artesano es necesario un proceso que lleva su tiempo", asegura.

De la fabricación se encarga ella misma. Una persona le ayuda después con el reparto, que no llega solo a Monforte. Carmen Castro indica que los helados Santorini son conocidos en toda la zona sur de Lugo y también en Ourense.

Sobre la recepción del público, la heladera tiene claro que mucha responsabilidad la tiene el origen natural de los productos. "Cada vez hay más concienciación sobre lo que se come y estos helados solo llevan algún conservante imprescindible", concluye.

El arte de elaborar helados
Comentarios