Jueves. 27.06.2019 |
El tiempo
Jueves. 27.06.2019
El tiempo

Año uno tras Joaquín González

Juan Carlos Armesto ha sido capaz de revalidar la mayoría absoluta para el PP en O Saviñao, único municipio de la Ribeira Sacra con nuevo alcalde después de retirarse el anterior regidor

Juan Carlos Armesto y Joaquín González forman desde 1991 un binomio inquebrantable en O Saviñao. Así seguirá siendo después del 26-M, pero con los papeles cambiados. González ejerció durante 28 años como alcalde y Armesto era su fiel segundo de a bordo. Llegó el momento de dar el relevo. El PP sigue en el Ayuntamiento con mayoría absoluta, pero su rostro principal es otro.

Asegura Armesto que su relación con Joaquín González va más allá de la política. "A nosa amizade está por riba de todo. Levo con el 28 anos e non tivemos unha diferenza. Todo o facemos en equipo, a dúo. Por iso aceptou acompañarme coma segundo na lista. Teño que agradecerlle que siga aí", señala el nuevo regidor de O Saviñao.

A pesar de algunos vaticinios que afirmaban que el cambio de líder podría pasar factura al PP, la formación conservadora se ha mantenido con los seis concejales que ya sacó González en 2015. Mayoría absoluta cuatro años más que alargará hasta los 32 la etapa de gobierno popular en un municipio muy extenso, de unos 200 kilómetros cuadrados.

"Sinto moita responsabilidade, pero tamén unha gran ilusión. Creo que o de alcalde é o cargo máis bonito que pode ter un político polo grao de proximidade cos veciños. Permíteche coñecer á práctica totalidade da poboación e darlle solución aos seus problemas", señala un Armesto que suma un nuevo puesto a su trayectoria.

El alcalde electo de O Saviñao ha sido directivo de la Fegamp, presidente del consorcio de turismo de la Ribeira Sacra y portavoz del gobierno de la Diputación de Lugo durante el breve mandato de Elena Candia. Armesto es también diputado provincial y secretario general del PP en Lugo.

O de alcalde é o cargo máis bonito e ilusionante que pode ter un político polo grao de proximidade cos veciños

Su prioridad, dice, será dotar de buenos servicios a los vecinos. "O fundamental nun concello coma O Saviñao é favorecer a calidade de vida. En Lugo, nun edificio onde viven 60 persoas abonda con colocar unha farola, pero aquí para abastecer á mesma cantidade de veciños necesitas instalar 120», resume Armesto.

El nuevo alcalde cree que O Saviñao se ha sustentado estos años gracias a cuatro pilares. «O sector primario, o comercio e os servizos, o viño e o turismo son fundamentais no noso municipio», afirma Armesto, que pone en valor la playa fluvial de A Cova o el patrimonio románico como fuentes de visitantes.

PROYECTOS. Uno de los planes más ambiciosos que están en marcha en O Saviñao es el de instalar en la capitalidad, Escairón, un nuevo centro de salud, más moderno y que tenga ascensor, del que carece el actual. El edificio actual se ha quedado obsoleto en un municipio que, como casi todos en la Ribeira Sacra, nota el envejecimiento de la población.

Armesto indicó que este miércoles comenzaron las obras para construir un nuevo ambulatorio. "Serán máis de 700 metros de construción nunha parcela de máis de 2.000 metros cadrados. A inversión é alta, supera o millón de euros, pero servirá para ter un centro médico máis moderno. É un proxecto moi importante", señala.

A miña amizade con Joaquín González está por riba de todo. Somos un dúo e non tivemos unha diferenza en 28 anos

La mejora de las instalaciones deportivas (principalmente el pabellón), la bajada del Ibi —quiere aplicar una importante bonificación a las explotaciones ganaderas—, ampliar el suministro de agua a las parroquias, la mejora de la conexión de las poblaciones rurales con Escairón o la recogida mensual de plásticos agrícolas a domicilio son otras de las iniciativas que Armesto ansía llevar a cabo una vez instalado en la alcaldía.

La era posterior a Joaquín González en O Saviñao ha comenzado con su hombre de confianza al mando del Ayuntamiento. Armesto asume el reto de que O Saviñao siga siendo dominio del PP más allá de este mandato.

Los populares se aferraron a una persona muy del partido —de la casa, como suele decirse— para seguir con el bastón de mando. Armesto salvó el examen electoral y afronta sus primeros cuatro años en un puesto donde los nacidos a partir de 1991 solo habían visto a Joaquín González. Ahí está el otro desafío de Juan Carlos Armesto. La gran incertidumbre en O Saviñao es saber si el segundo de a bordo será capaz de llevar el timón del barco tanto tiempo como el anterior capitán.

Año uno tras Joaquín González
Comentarios