Alerta por sequía en la zona sur de la provincia

La situación es preocupante en O Saviñao, donde el Concello recurre a pozos por el poco caudal del río Sardiñeira, Pantón o Ribas de Sil
El río Asma, con poco caudal a su paso por el casco urbano de Chantada. MIGUEL PIÑEIRO
photo_camera El río Asma, con poco caudal a su paso por el casco urbano de Chantada. MIGUEL PIÑEIRO

La fuerte sequía afecta a todo el país y la Ribeira Sacra no se queda atrás. Diversos ayuntamientos han empezado a tomar medidas frente a la escasez de agua, que es especialmente preocupante en lugares como O Saviñao, Pantón o Ribas de Sil.

"Se non chove en poucos días, entraremos en barrena", afirmó, rotundo, el alcalde saviñao, Carlos Armesto. El río Sardiñeira, que abastece el municipio, está tan bajo mínimos que a las bombas les cuesta un mundo subir el agua hasta el depósito.

Según explicó el regidor, el Sardiñeira es un río de caudal "medio" y él en concreto "nunca xamais o vira como está nesta ocasión, o cal non é nada que non se advertira dende a Confederación Hidrográfica, que nos mandou dúas cartas de advertencia".

A Armesto no le pilla de sorpresa la situación. Aun así, reconoce estar muy preocupado. El Ayuntamiento ya ha proyectado la construcción de dos pozos, uno en la capitalidad, Escairón, y otra en el propio monte del río Sardiñeira, para contrarrestar el problema.

También en Pantón hay problemas. Cuestionado por este periódico, el alcalde, José Luis Álvarez, explicó que la red municipal tiene una falta de agua importante, hasta el punto de que ha sido necesario recuperar un manantial en el monte y hacer un pozo nuevo. La previsión es que la bomba de extracción llegue lo antes posible para empezar a funcionar.

Por otro lado, en Ribas de Sil algunas parroquias ya necesitan de cisternas de agua para abastecerse. "Ha bajado muchísimo el nivel del río Sil, que es donde bombeamos agua y bajó también el caudal del arroyo del que cogemos agua y luego saneamos potabilizándola", indicó el alcalde Miguel Sotuela, quien precisa que los núcleos que más sufren son aquellos que tienen "aguas vecinales".

En Taboada, el Ayuntamiento ha advertido a través de un bando que el río Toldao está muy escaso de caudal. Ante las previsiones de calor, la administración municipal ve conveniente que los vecinos hagan un uso "racional da auga no fogar" y que no utilicen la red de suministro municipal para actividades como regar, llenar piscinas y lavar vehículos.

ADVERTENCIAS. Estas recomendaciones son comunes en la práctica totalidad de los ayuntamientos. También en Ribas de Sil han pedido a los habitantes que eviten actividades como el baldeo o el lavado de coches.

En Quiroga, los temores son otros. En el Ayuntamiento existe la preocupación de que llueva y haya un arrastre de ceniza al río Ferreiriño, lo que cerraría la captación, que se hace en el lugar de Leixazós. Y es que las llamas causadas por los incendios de julio en O Courel pasaron muy cerca, debilitando la tubería.

Otros municipios no tienen por ahora dificultades, pero lanzan recomendaciones ante la posibilidad de que la situación vaya a peor en el futuro. Es el caso de Folgoso do Courel o A Pobra do Brollón.

El teniente de alcalde de este segundo ayuntamiento, Ricardo Rodicio, dice que llevan tiempo avisando a los vecinos. "Non hai desabastecemento por agora, pero está comezando agosto e fai falta un uso racional da auga, porque isto non pinta ben", destacó.

Mientras, en Sober existen solo "problemas puntuais", como apunta el alcalde, Luis Fernández Guitián. Este jueves el Ayuntamient ha emitido un comunicado en el que apela a la responsabilidad de los vecinos en el uso del agua, tras detectar consumos que no se ajustan a la normativa en un contexto de sequía.

En el comunicado, explica que se efectuará un barrido por zonas. El objetivo de esta acción es detectar enganches ilegales a la red y usuarios que rieguen con agua de la traída. Desde el gobierno local señalan que, "si se detectan prácticas que están prohibidas o son abusivas, se tramitarán las correspondientes sanciones".

Esta decisión se adopta, sostiene el Consistorio, tras haber detectado consumos muy elevados en franjas horarias determinadas que "no se corresponden con el horario habitual de riego". Recuerdan que "está prohibido usar agua de la traída para regar, lavar los vehículos o llenar piscinas".

Por otra parte, el Ayuntamiento está facilitando cisternas de agua a varios pueblos en los que no cuentan con traída municipal, sino que la usada es la traída de los vecinos, y el suministro escasea.

"Mientras unos tienen problemas, otros malgastan el agua con riegos descontrolados o enganches ilegales es ilógico", ha lamentado el alcalde, Luis Fernández.

En Ribas de Sil han tenido que llevar cisternas a algún lugar en concreto, pero el regidor subraya que en la red de abastecimiento municipal no se registran aún dificultades.

En Bóveda reconocen que están al límite, aunque no ha sido todavía necesario tomar medidas drásticas. El alcalde, José Manuel Arias, señaló que el embalse de Vilasouto baja rápido, al ser temporada de riego de maíz, pero por ahora no hace falta instalar pozos.

Por último, el alcalde de Carballedo, Julio Yebra, toca madera para que no haya que recurrir a alternativas por un escaso caudal del río Bubal. Y eso que en estas épocas "hai bastante consumo" por la llegada de gente de fuera.

Sin problemas en Monforte y cautela en Chantada
En las dos poblaciones de mayor población de la Ribeira Sacra, Monforte y Chantada, no registran todavía problemas relacionados con la sequía. Desde la administración local de la ciudad del río Cabe apuntan que no hay falta de abastecimiento actualmente, pues Vilasouto está al 41% de su capacidad. "Teríanse que dar episodios de sequía máis prolongados", explican desde el Ayuntamiento.

Mirando al río
El alcalde de Chantada, Manuel Lorenzo Varela, también dice que por ahora no se han dado problemas, aunque reconoce cierta preocupación al ver cómo baja el río Asma por el casco urbano. "Pedimos aos veciños que sigan
as recomendacións de aforro que llas damos. Non hai dificultades agora, pero debemos ter coidado", aclaró el regidor.

Comentarios