Adif restauró el mapa ferroviario de la estación de Monforte realizado en 1954

Los trabajos se prolongaron durante unos tres meses ► Apatrigal convenció de la necesidad de su conservación
Estado del mapa de Inchaurbe, una vez finalizadas las labores de restauración. EP
photo_camera Estado del mapa de Inchaurbe, una vez finalizadas las labores de restauración. EP

La empresa contratada por el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) para restaurar un mural existente en el vestíbulo de la estación de Monforte desde hace 69 años ha finalizado los trabajos para recuperar el esplendor de la obra gracias a una profunda intervención que se ha prolongado durante tres meses. La acción se llevó a cabo gracias a las gestiones realizadas por la Asociación para a Defensa do Patrimonio Cultural Galego (Apatrigal).

La obra, pese a su cuidada estética, no nació como obra de arte, sino con la funcionalidad de ilustrar a los viajeros sobre las rutas ferroviarias más próximas.

Adrián Nogueiro Rubinos, vicepresidente de Apatrigal, precisó que, aunque actualmente es obsoleto como guía del ferrocarril, "el mural forma parte de la memoria del tren de una estación que vivió su apogeo en el siglo pasado".

Ese mapa de Galicia incluye las líneas existentes en la época, con Monforte como nudo ferroviario, pues aún no existía la línea entre Ourense y Zamora. Tampoco aparece la prolongación de la vía hasta Santiago, rematada en 1958.

En la obra se incluye a un peregrino que va a Santiago, un emigrante listo para embarcar en Vigo, un autocar a la salida de Curtis y un TAF, uno de los trenes de viajes de largo recorrido de la época.

Nogueiro subrayó el valor histórico del mural, "que con independencia del artístico, tiene la suficiente importancia para ser considerado un elemento patrimonial de una de las estaciones más emblemáticas de la red".

El mural nunca fue objeto de obras de restauración, aunque hace años se le aplicó una capa de barniz en un intento de preservarlo.

Por ello, la pintura presentaba daños derivados del ambiente, "tanto por condensación aérea como por los humos y gases emitidos en el entorno en sus casi 70 años de vida", destacó Nogueiro. También existían algunas manchas provocadas por las luces e intervenciones en el sistema eléctrico de la estación, en concreto en el vestíbulo, que resultaron muy agresivas desde el punto de vista estético.

El proyecto ha incluido la colocación de una placa alusiva al autor del mural, Cándido Fernández Inchaurbe, que era delineante de la plantilla de Renfe en el área Noroeste, con sede en León, y un hombre con inquietudes artísticas que mostró sus cuadros en varias exposiciones pictóricas.

La familia de Inchaurbe mostró su agradecimiento por esa placa conmemorativa en reconocimiento del artista.

Comentarios