Viernes. 21.09.2018 |
El tiempo
Viernes. 21.09.2018
El tiempo

"Se chego estar durmindo non sei que sería de min. Tiven moita sorte"

Casa derrumbada en Chantada por el temporal. TOÑO PARGA
Casa derrumbada en Chantada por el temporal. TOÑO PARGA

El chantadés Ramón Rubines salió indemne del desplome de su casa debido al temporal gracias a encontrarse atendiendo la huerta

"Aínda teño o medo no corpo polo acontecido. A verdade é que foi unha sorte". Así de claro se manifestaba en la mañana de este lunes el chantadés Ramón Rubines Porto, de 75 años de edad, quien en la tarde del domingo se quedó sin parte de su casa, situada en el lugar de Moreiras, en la chantadesa parroquia de San Miguel do Monte, debido al temporal de lluvia y viento que azotó la zona.

Su angustia no era para menos, pues buena parte de la vivienda, entre ella su dormitorio, se desplomó, pero lo hizo sobre las seis de la tarde. "Se chega a pasar de noite, cando estivese durmindo, hoxe non estaría falando con vostede", destacó mientras se escondía de las cámaras fotográficas y de televisión para mantenerse en el anonimato. No quiere fotos, aunque no tiene problema alguno en contar cómo sucedió la catástrofe que padeció y qué tiene pensado hacer en los próximos días.

"Eu estaba na parte traseira da casa, na horta, e a verdade é que non escoitei nada. Foi como se caise a plomo, sen ruido", narra.

Sobre las circunstancias que pudieron influir en el siniestro, el afectado, que vive solo en una gran casa de piedra, indicó que pudo deberse a unas grietas que existían en la pared de la fachada principal, por las que supone que entró el agua hasta comprometer su integridad.

A la espera de que el Ayuntamiento de Chantada envíe a unos técnicos que evalúen el estado de la vivienda, Ramón Rubinos tenía pensado dormir en la noche de este lunes en la vivienda. "Hai outras cinco habitacións e xa puxen unha cama nunha delas", destacó al encontrarse este lunes mucho más tranquilo. No estaba igual en la noche del domingo, cuando reconoció que "co medo que collín estiven toda a note na cociña, sentado nunha cadeira".

Sus convecinos comparten la opinión de este jubilado del sector agrario cuando señalan sin ningún tipo de duda que "foi un milagre. Se estivese na cama cando ocorreu, por desgraza hoxe estariamos de loito".

"Se chego estar durmindo non sei que sería de min. Tiven moita sorte"
Comentarios