Domingo. 21.10.2018 |
El tiempo
Domingo. 21.10.2018
El tiempo

"Si llego media hora más tarde al bar, mi marido ahora estaría muerto"

Estado en el que quedó el interior del establecimiento hostelero tras la agresión. TOÑO PARGA
Estado en el que quedó el interior del establecimiento hostelero tras la agresión. TOÑO PARGA

La esposa del dueño del Aturuxo, brutalmente agredido, desmonta la versión de la agresora

La esposa del hostelero que regenta el bar Aturuxo de Monforte, que fue brutalmente apaleado por una mujer de 35 años en la madrugada del pasado jueves, no ha querido permanecer callada ante tal suceso. Este sábado decidió salir en defensa de su marido, José Cajide, de 39 años, y desmontar la versión de la agresora, que se escuda en que el ahora ingresado en el hospital con un tobillo roto y 70 puntos de sutura en el cráneo quiso abusar de ella.

Indignada ante las declaraciones realizadas por Judith E.M.C., Yolanda González Camino señaló que si hubiese llegado "media hora más tarde al bar mi esposo estaría muerto. Se ensañó de lo lindo con él". En cuanto a la declaración de la agresora en el sentido de que el hostelero se quiso sobrepasar con ella, Yolanda Camino indicó que la acusada de tal brutal paliza "estaba fuera del local con su vestido en perfectas condiciones, nada de que estuviese hecho jirones" y que solo presentaba una pequeña herida encima de la nariz. "Así la encontré cuando llegué, por lo que puedo atestiguar lo que vi", destacó.

MUCHA SANGRE. "Estaba tan ancha, fuera del bar, junto al guardia de seguridad de la estación del tren, al que avisaron dos jóvenes que encontraron a esa elementa que casi mata a mi marido con el vestido ensangrentado, pero no con su sangre, sino con la de mi esposo", subrayó Yolanda Camino, quien dice tener grabada en su mente la imagen de José "entre un gran charco de sangre".

La mujer de José Cajide asegura que es "absurdo" hablar de un intento de abusos. "Mi marido ni se defendió", destaca

Añadió que "quien estaba casi desnudo era mi esposo, a quien le arrancó parte de la ropa a trozos, seguramente cuando estaba tirado, inconsciente, en el suelo".

Yolanda, conocida por sus amigos como Yoly, asegura que a su marido no se le pasó en ningún momento por la cabeza "intentar abusar de esa mujer". Dice más, pues cree que si hubiese ocurrido tal cosa "lo normal es que te defiendas, le pegues con algo para defenderte, te marchas y avises a la Policía. Eso es lo normal".

No fue el caso, asegura, pues manifestó que la cámara de vídeovigilancia, aunque no recoge el momento en el que le propinó la paliza a José Cajide, sí grabó como entra y sale del bar varias veces, muy excitada. "No es lógico, si estás bien de la cabeza, tal grado de ensañamiento ni que no avises a la Policía o a los servicios de emergencia. Estoy convencida que si no remató en el suelo a mi marido es porque pensó que ya estaba muerto", destacó la mujer del hostelero, en conversación telefónica con este diario.

Incluso, manifestó que "José ni se defendió, por lo que es absurdo hablar de que la quiso agredir. Todos los que conocen a mi marido saben que tal cosa no se le pasaría por la cabeza. Esa mujer es, y no quiero ponerle otros calificativos más contundentes, una mentirosa".

LOS HECHOS. La esposa del agredido relató que estaba durmiendo en su casa cuando se despertó a eso de las cinco de la mañana. "Vi que José no había llegado, por lo que me preocupé por la hora que era. La verdad, pensé que había pasado algo malo. Me vestí y fui hasta el bar, donde lo encontré tirado en el suelo totalmente ensangrentado e inconsciente".

Yolanda González también se encontró con la agresora. Dice que estaba fuera del establecimiento, muy nerviosa y repitiendo una y otra vez: "lo hemos matado, lo hemos matado", por lo que pensó que en la brutal paliza podría haber participado otra persona, quizá su novio.

No fue así, pues las cámaras de seguridad del local constatan que la pareja de Judith E.M.C. lo abandonó sobre las tres y media de la madrugada, hora y media antes de la agresión. El hombre declaró voluntariamente en la comisaría de la Policía Nacional tras enterarse de lo ocurrido para demostrar que no había tenido nada que ver en el suceso, quedando exonerado como copartícipe en la agresión.

EN LOS JUZGADOS. La Policía Nacional tomó declaración este viernes a José Cajide en la habitación que ocupa en el hospital comarcal de Monforte.

Este dijo que había conminado en numerosas ocasiones a su agresora, una vez que su novio se había marchado a eso de las tres y media de la madrugada, a que abandonase el bar al ser muy tarde, negándose esta constantemente a marcharse hasta que llegado un momento, sin motivo, lo apaleó sin que sepa las razones que pudo tener para ello.

El asunto es investigado por los juzgados monfortinos, que ha dictado una orden de alejamiento mutuo entre agresor y agredida de 150 metros de distancia. Esta última debe comparecer una vez al mes en sede judicial.

"Si llego media hora más tarde al bar, mi marido ahora estaría muerto"
Comentarios